sábado, 10 de septiembre de 2016

Achille-Claude Debussy • Biografía ilustrada


Saint-Germain-en-Laye, 22 de agosto de 1862 + París,25 de marzo de 1918

Debussy en 1884

En su primer año. (Centre Debussy)

Cuando en París se produjo la insurrección de la Commune –la misma palabra que se emplea para designar el Ayuntamiento–, su padre –Manuel-Achille, antiguo militar, casado con Victorine Manoury–, se unió a la Guardia Nacional, y fue hecho prisionero por la tropas de Mac-Mahon –Presidente de la III República-, e internado, junto a otros communards en el campo de Satory, donde tras los interrogatorios, fue sometido a un Consejo de Guerra que le condenó a cuatro años de prisión, sin apelación. 

Guardias Nacionales en una barricada de Belleville, el 18 de marzo de 1871

Pasado el primer año, la pena fue conmutada por cuatro años de suspensión de derechos civiles y familiares. La familia permaneció en Cannes hasta su regreso a París, donde su madre alquiló un apartamento en la rue Pigalle, en el que se instaló con sus cuatro hijos.

1874, 12 años. BNF

Entre tanto, su padre se hizo buen amigo de otro preso communard, Charles de Sirvy, un músico autodidacta, cuñado del poeta Paul Verlaine, quien le propuso confiar la formación de Claude, a su madre, la señora Antoinette-Flore Mauté de Fleurville; quien para entonces contaba 48 años y era una excelente pianista, que había sido alumna de Frédéric Chopin. Ella supo apreciar el talento de Claude e hizo que progresara significativamente. Debussy declararía más tarde, que fue ella quien le introdujo en la música de Bach

Antoinette-Flore Mauté de Fleurville

Un año después, la señora Mauté consideró que Claude estaba preparado para ingresar en el Conservatoire de Paris, a pesar de que no había asistido a la escuela, ya que fue su madre quien se ocupó de su formación elemental. Finalmente fue admitido en el Conservatorio el 22 de octubre de 1872 junto a otros 32 alumnos, seleccionados entre 157 candidatos. Allí transcurrieron los siguientes diez años de su vida.

Cuantos le conocieron lo recordaban como un alumno indisciplinado pero inteligente y dotado de gran talento. Tras oírle interpretar una Tocatta de Bach -1873- fue descrito por Marmontel (1816–1898) como un muchacho encantador, con verdadero temperamento de artista, al que esperaba un gran porvenir, aun siendo más lento en el aprendizaje de la teoría, que finalmente, también superó en 1874. Al año siguiente –cuando contaba trece-, era el alumno más joven de su clase y aunque los profesores seguían considerando que fallaba en la teoría, no dejaba de obtener premios y medallas en distintas competiciones, si bien solía quedar en segundo lugar.

En 1876, a pesar de completar un curso poco brillante en el aspecto académico, fue seleccionado como acompañante de una alumna de canto, Léontine Mendès, para dar un recital que se celebró el 16 de enero de 1876, y que supuso su primera actuación pública fuera del Conservatorio; con piezas de Donizetti, Haydn y Offenbach entre otros compositores, Debussy despertó una admiración entusiasta a sus catorce años, aunque también cosechó algunas críticas, no demasiado severas. En todo caso, ganó la primera medalla en solfeo, aunque no fue bien calificado al piano, si bien, se dijo que la pieza que le había correspondido interpretar, el Allegro, op. 111 de Beethoven no era, quizás la más indicada, por ser: un fragmento muy severo y absolutamente desprovisto de encanto, en opinión de un crítico. Al parecer, la experiencia marcó a Debussy con respecto a su futura apreciación de la obra del gran compositor. Saint-Saëns y Massenet formaban parte del jurado.

El curso siguiente, 1876-77 obtuvo el segundo premio con la Sonata en sol menor de Schumann frente a 21 candidatos.

Parece que en 1879 realizó sus primeras composiciones, si bien no hay manuscritos, ya que los más antiguos conservados son de 1880. Se cree, no obstante, que las primeras habrían sido escritas sobre textos del poeta Alfred de Musset. 

De los años siguientes, no parece que haya actuaciones destacables, hasta que Marmontel le encontró una nueva ocupación en casa de Nadieshda von Meck, una viuda, madre de once hijos, poseedora de una inmensa fortuna, que había conocido a Rubinstein y a Liszt y cuya correspondencia con Tchaikowsky –en la que en ocasiones, cita a Debussy-, la consagró como parte integrante de la historia de la música. 

Nadiejda Filaretovna von Meck (1831-1894). La rica viuda de un magnate del ferrocarril que idolatraba a Tchaikovski, del que fue mecenas durante catorce años.

Debussy viajó con la familia von Meck a Florencia, donde ya ejecutó algunas composiciones propias, con resultados desiguales. Volvió a París a finales de 1880 y asistió a clases de composición. En aquel momento, el más célebre maestro era Massenet, pero Debussy estudió con Ernest Giraud, y compatibilizó su aprendizaje con el de órgano, a cargo de César Franck, al tiempo que él mismo recibía a algunos alumnos, actividad que compartió también, con el trabajo de acompañante de canto de la Señora Marie Moreau-Sainti, en cuya casa conoció a Marie Vasnier, de 32 años, que era casada y madre de dos hijos. Debussy contaba 19 en aquel momento.


Retrato de Marie Blanche Vasnier (1888). Jacques Emile Blanche

La vida privada de Debussy se complicó a partir de su relación con Marie Blanche Vasnier, cuyo marido era amigo y protector del músico. Fue un período de vida bohemia durante el cual frecuentó asiduamente los círculos de escritores y poetas de Montmartre y Pigalle, entre los que destaca su amistad íntima con Pierre Louÿs, y otros, como Mallarmé, Valéry o Marcel Proust. También frecuentó, aunque menos a músicos: Chausson, Satie o Paul Dukas, que había sido compañero de Conservatorio.

Debussy expresó su interés hacia Marie Vasnier creando diversas composiciones para ella, sobre poemas de Théophile Gautier, Leconte de Lisle y Théodore de Banville, en una de las cuales aparece esta dedicatoria: A Mme. Vanier, estas melodías, concebidas, en cierto modo por su recuerdo, por lo que no pueden sino pertenecerle, como le pertenece el autor.

A pesar de ello, decidió viajar de nuevo, a cuyo efecto escribió a Nadieshda von Meck, con la que poco después se reunió en Moscú, empleando dos meses en conocer Rusia, antes de viajar a Florencia, tras breves estancias en Viena, Roma, Triste y Venecia, siempre viajando en trenes dotados con wagons-salons de luxe.

Nadieshda von Meck envió a Schubert esta fotografía, en la que su petit français aparece sentado en el suelo junto a Piotr Danilchenko –violoncelista- y Ladislas Pachulsky –violinista-, conocidos como El Trío de Madame von Meck, del que Debussy era el pianista.

Cuando finalmente, Debussy se despidió de ella, Mme. von Meck escribió a Tchaikovski, el 15 de noviembre de 1880: Mi Petit Français se ha ido. Imagínese, Piotr Ilitch, que lloró al dejarnos, y eso me conmovió profundamente; ¡tan amable es su corazón! Por él, no se habría ido, pero el director del conservatorio ya estaba disgustado, porque llevaba quince días de retraso.

Cuando volvió a París en diciembre de 1881, dedicó mucho más tiempo a visitar a los Vasnier, que al Conservatorio. Cuando su madre tuvo noticia de que la causa de su desorden era una mujer casada, sufrió una profunda decepción. En cuanto a sus compañeros –todos ellos conocedores del asunto–, admiraban la audacia de su amigo Claude. Poco después, para compensar sus faltas de asistencia, compuso la Overtura Diane, para Piano a cuatro manos y se la dedicó a su profesor Émile Durand. 

Por entonces, acompañaba siempre al piano a Marie Vasnier –a quien se refería en sus dedicatorias como Vanier–, y publicó su primera obra, compuesta dos años antes, dedicada a Mme. Moreau–Sainti, titulada Nuit d’étoiles, con el editor Émile Bulla, quien se la compró por 50 francos.

Durante los años 1880–82, a pesar de sus malos resultados en el terreno académico, había adquirido una gran experiencia y notable seguridad en sí mismo, componiendo asiduamente, durante sus múltiples viajes con los von Meck. Fue la primera vez que encargó tarjetas de visita impresas con su nombre: A. de Bussy.
ROMA

Debussy, arriba, en el centro, con chaqueta blanca. Villa Médicis, Roma 1885. 

En 1883 ganó el Segundo Premio de Roma con su Cantata, Le Gladiateur, y el año siguiente el primero con otra Cantata titulada L’Enfant Prodigue. El premio conllevaba una beca y tres años de estancia en Villa Médicis. En consecuencia, Debussy se instaló en Roma a principios de 1885. Allí descubrió la música de Palestrina, si bien, no se mostró atraído por el bel canto. Tuvo también la oportunidad de conocer a Verdi y a Liszt e hizo nuevas amistades en el mundo del arte, como el pintor Marcel Baschet, quien le hizo un retrato.

Retrato de Debussy realizado por Marcel Baschet, 1884. BNF

Tampoco avanzó mucho en composición, pero creó un reducido número de obras, entre las que destacan la Oda Sinfónica Zuleima –sobre un texto de H. Heine–; una pieza para orquesta, titulada Printemps y la Cantata La Damoiselle élue, sobre un poema de Dante Gabriel Rossetti, obras que el Conservatorio consideró, como extrañas, incomprensibles e imposibles de ejecutar. Creó una composición más, claramente bajo la influencia de Cesar Frank, se trata de una Fantasía para Piano y Orquesta que, posteriormente, él mismo retiró de su Catálogo.

Portada de la edición original de La Damoiselle élue (Chant et piano, Librairie de l'Art indépendant, 1893). Una litografía de Maurice Denis. Centre Debussy

Claude Debussy al piano en la residencia de Ernest Chausson en Luzancy. 
Agosto de 1893. Paris, Musée d’Orsay.

A los dos años Debussy renunció y volvió a Francia, empezando una relación amorosa con Gabrielle Dupont, a la que él llamaba Gaby aux yeux vertsde los ojos verdes-, con la que compartió un apartamento y vida bohemia desde 1884 hasta 1892, frecuentando, desde 1887 la tertulia conocida como Los Martes de Mallarmé.


En torno a esta mesa se reunían, a partir de 1883, los “mardistes”; hombres de letras y artistas, a los que Mallarmé tenía costumbre de invitar todos los martes a su casa. Entre los más célebres, figuraban, Paul Claudel, Claude Debussy, André Gide, Oscar Wilde, Alfred Jarry, Paul Valéry y James Whistler. Musée Stéphane Mallarmé

Durante el año 1888 asistió a la representación de tres óperas de Wagner en Bayreuth: Los Maestros Cantores de Nurenberg, Tristán e Isolda y Parsifal, que aparentemente no le impresionaron en exceso, pero que, no obstante, marcaron su estilo para siempre, del mismo modo que le ocurrió después de oír el sonido de ciertos instrumentos de acompañamiento de música javanesa –entre otras-, que descubrió en la Exposición Universal de París en 1889.

Con la Suite Bergamasque para Piano, de 1890, compuesta bajo la influencia de Fauré e inspirada en las Fêtes galantes - Fiestas galantes de Verlaine, Debussy alcanzó su primer éxito.

Bergamo Notturno Porta San Giacomo

A mediados de 1891, Debussy conoció a Camille Claudel, quien le regaló una escultura titulada La Valse, que el compositor tuvo sobre su mesa de trabajo el resto de su vida.

Camille Claudel y su obra La Valse

En el Prélude à l’après-midi d’un faune, para orquesta, parafrasea un poema de Mallarmé. La noche del estreno en París, el 22 de diciembre de 1894. La composición fue mal ejecutada y despertó las furias de la mayor parte de la crítica, a pesar de que causó muy buena impresión entre algunos de los círculos artísticos que estuvieron presentes. Con todo, la obra obtuvo un considerable éxito en toda Europa.

Stéphane Mallarmé (1842–1898)
Autor de L’après–midi d’un faune, 1865, que Debussy convirtió en el Preludio para la siesta de un fauno.

Después de los intentos frustrados de las óperas Rodrigue et Chimène –terminada por el compositor ruso Edison Denisov en 1993-, y dos óperas en un acto, sobre temas de E. Allan Poe, que quedaron para siempre sin terminar, durante el año 1894 Debussy se empleó a fondo en otra ópera en la que ya había trabajado durante diez años: Pelléas et Mélisande; una mezcla de poesía y música, sobre un libreto de Maurice Maeterlinck. Habiendo crecido considerablemente su fama por entonces, Debussy pudo permitirse estrenar en la Ópera Cómica de París, el 30 de abril de 1902.

Maurice Maeterlink, premio Nobel de Literatura en 1911 y autor de estudios sobre la Vida de las Abejas, las Hormigas y las Termitas.

A pesar de que el estreno fue un desastre -a causa de la extrema lentitud del ritmo, que desconcertó al público-, tras algunas representaciones posteriores, obtuvo un éxito tan espectacular, que liberó al compositor de cualquier preocupación económica durante una buena temporada. 

Pero el problema de estreno no fue sólo el ritmo de la obra, sino una serie de incidentes, que estuvieron a punto de convertir todo el esfuerzo empleado hasta entonces, en nada.

Maeterlinck había autorizado a Debussy a utilizar su libreto, con la condición de que su compañera Georgette Leblanc –hermana de Maurice Leblanc, el creador de Arsène Lupin-, representara el papel de Maelisande, pero tanto Debussy, como la dirección de la Ópera Cómica, eligieron a Mary Garden, algo que Maeterlink se tomó tan mal que, al parecer, estuvo a punto de retar a Debussy a un duelo.

Georgette Leblanc, como María Magdalena, en 1913, actriz a la que Maeterlink conoció en 1895 y que fue su compañera hasta 1919, año en el que el escritor se casó con Renée Dahon, a la derecha.

Pocos días antes del estreno, el escritor declaró en una entrevista a Le Figaro: El Pelléas se ha convertido en una obra extraña para mí, casi en una enemiga, de modo que, ya que he sido despojado de todo control sobre mi propia obra, no me queda sino desear que su fracaso sea rápido y sonado.

El escritor Octave Mirbeau, que había sido el promotor de Maeterlinck, tuvo que emplearse a fondo para calmar la cólera del escritor, ya que compartía su admiración entre él y el compositor.

Se cree incluso que el deterioro de las partituras de la orquesta, que hizo imposible la distinción entre bemoles y sostenidos, se debió a un sabotaje.

Además de las citadas contrariedades, justo antes del estreno, se observó que los interludios orquestales eran tan breves que no daba tiempo a llevar a cabo los cambios de escena y decorados. Debussy tuvo que alargarlos en un tiempo récord.

Finalmente, se imprimieron panfletos insultantes que se entregaban a la entrada del teatro; el día del ensayo general, se repartieron libretos titulados Pédéraste et Médisante.

Sea como fuere, Pelléas et Mélisande, consagró definitivamente a Debussy y cosechó sonados éxitos en los teatros de Londres y Nueva York.

Tras abandonar a Gabrielle Dupont, su amada de los ojos verdes, Debussy se casó en 1899 con Marie Rosalie Texier, una modista de Bichain, en el Yonne, donde Claude permaneció dos años y compuso la mayor parte de La Mer

Debussy con Rosalie Texier

Pero cuatro años después, conoció a Emma Bardac, casada con un banquero, y que había sido amante de Gabriel Fauré, por la que el compositor abandonó a su esposa, quien intentó suicidarse de un disparo, sin efecto, pero produjo un sonado escándalo y provocó severas críticas hacia el compositor por parte, incluso de sus mejores amigos. 

De todos modos, se divorció y en 1908 se casó con Emma Bardac, con la que tuvo una hija el 30 de octubre de 1905, a la que llamaron Claude-Emma, para la que Debussy compuso su Children’s Corner de 1908. A causa de la difteria, la niña murió antes de cumplir los 14, sobreviviendo a su padre poco más de un año. Fue enterrada junto a él en Passy, aunque su nombre no quedó consignado.

Debussy con su hija Claude–Emma

Emma Bardac y Claude Debussy

A comienzos del nuevo siglo, Debussy escribió numerosas críticas musicales para la prensa con el sobrenombre de Monsieur Croche; conoció a Igor Stravinsky con quien entabló una buena amistad, y puso música a algunos poemas de Paul Bourget.

Con Stravinsky, en 1910 Bibliothèque de l'Opéra Garnier - Paris

Gravemente diagnosticado, Debussy decidió viajar a Rusia y en noviembre de 1913 actuó en San Petersburgo, cosechando sucesivos éxitos a pesar del dolor y la fatiga, llegando incluso a verse obligado a ceder el piano a su amigo Prokofiev

Tuvo asimismo la ocasión de reencontrarse con su amor juvenil, Sonia von Meck, para entonces convertida en la Princesa Galitzine. 

-Hemos cambiado mucho –dijo ella.
-No, Madame -respondió Debussy-, nosotros no; es el tiempo el que ha cambiado. Nosotros somos los mismos de entonces.

Años antes, Debussy había pedido permiso a su protectora von Meck para iniciar una relación amorosa con su hija Sonia, pero Nadieshda se había negado a ello con gran delicadeza.
• • •

Debussy murió el 25 de marzo de 1918, a los 55 años. Fue inhumado en el Cementerio Père-Lachaise, sin discursos ni grandes ceremonias, siendo posteriormente trasladado a Passy, donde permanecen sus restos, junto a los de su hija y su esposa Emma, fallecida en 1934.

Papá entró en el sueño eterno, tranquilo; como un ángel. Escribió Claude-Emma, entonces 13 años, a su hermano de madre, Raúl.


Aunque Debussy nunca quiso ser clasificado como Impresionista, su obra lo era, y sus propias palabras así lo atestiguan:

Creo que hasta ahora la música se ha apoyado en falsos principios. El compositor busca ideas dentro de sí mismo, cuando debe buscarlas a su alrededor… Ver salir el sol es más útil para un él que escuchar la Sinfonía Pastoral de Beethoven. Para un músico, la sabiduría es no escuchar consejos de nadie, sino del viento que pasa y nos cuenta la historia del mundo.

La música es una matemática misteriosa cuyos elementos participan del infinito y es responsable del movimiento de las aguas, del juego de curvas que describen las brisas cambiantes; nada es más musical que una puesta de sol. […] Sólo los músicos tienen el privilegio de captar toda la poesía de la noche y del día, de la tierra y del cielo, reconstruir su atmósfera y poner ritmo a su inmensa palpitación.

Claude Debussy (1862-1918)
• • •

Obra de Claude Debussy basada en textos literarios y poéticos:

Obras líricas

1888: La Damoiselle élue: La damoiselle élue s’appuyait sur la barrière dur du Ciel, Cantata sobre un libreto de Dante Gabriel Rossetti, orquestada en 1902.

1893-1902: Pelléas et Mélisande, drama lírico en cinco actos sobre un libreto de Maurice Maeterlinck.

1908-1916: La Chute de la maison Usher et Le Diable dans le beffroi, dos óperas inacabada,s en un acto, sobre texto de Edgar Allan Poe traducido por Charles Baudelaire.

1911: Le Martyre de saint Sébastien, misterio en cinco actos sobre un libreto de Gabriele D’Annunzio.


Melodías

1888: Ariettes oubliées, texto de Verlaine 
1887-1889: Cinq poèmes de Charles Baudelaire
1891: Fêtes galantes (premier compendio) a partir de Verlaine
1891: Trois mélodies de Verlaine
1897-1899: Trois chansons de Bilitis de Pierre Louÿs
1904: Fêtes galantes (segundo compendio) de Verlaine
1904: Trois chansons de France d’après Charles d’Orléans y Tristan L’Hermite
1909: Trois chansons de Charles d’Orléans
1904-1910: Le Promenoir des deux amants de Tristan L’Hermite
1910-1911: Trois ballades de François Villon
1913: Trois poèmes de Stéphane Mallarmé


• • •