viernes, 15 de diciembre de 2017

Cervantes • El Tiempo Breve



E. Oliva y Rodrigo. Cervantes dedicando Los trabajos de Persiles y Sigismunda al Conde de Lemos. Museo Nacional del Prado. MNP

A finales de 1615, a pesar de hallarse gravemente enfermo, y siendo consciente de ello, Cervantes debió hacer un esfuerzo abrumador para terminar Los trabajos de Persiles y Sigismunda, una obra en la que había depositado muchas esperanzas.

El día 31 de octubre, en la dedicatoria de la segunda parte del Quijote, había asegurado al Conde de Lemos, que el Persiles quedaría terminado dentro de cuatro meses. La dedicatoria del Persiles está fechada el 19 de abril y Cervantes falleció el día 22 de abril de 1616.

El Persiles, que al final fue publicado después de su muerte, comparado con el Quijote, resulta una obra que podríamos calificar de rara en varios aspectos; quizá a causa de aquel último esfuerzo para terminarla y ordenar sus capítulos, nos parece entrever, en ocasiones, un aliento más parecido a la locura del Tasso, que al ejemplar sosiego del creador de don Quijote. Por ejemplo, cuando empezamos a leer: 

Voces daba el bárbaro Corsicurbo a la estrecha boca de una profunda mazmorra...»,

inmediatamente tenemos la sensación de estar contando las sílabas en un soneto, algo que, me atrevería a decir que jamás ocurre con el Ingenioso Hidalgo o Caballero, que Cervantes acababa de terminar. ¿Tal vez quería el Maestro de las Letras mostrar su dominio en el terreno del Cultismo?

En todo caso, lo que nos interesa ahora del Persiles, no es la novela en sí, sino su Dedicatoria y el Prólogo

Es quizás un esfuerzo intelectual difícil, pero no inútil, imaginar a Cervantes sin el renombre universal que hoy envuelve su nombre y su obra, y no sólo eso; habría que imaginarlo exactamente, en la cara opuesta de la fortuna y la celebridad. En todo caso, entonces, como hoy, su obra fue muy conocida, pero su persona, no tanto.

Terminó, pues, el Persiles, más o menos dentro del plazo prometido, o sea, seguramente a principios de Marzo de 1616, y redactó la dedicatoria y el prólogo de los que vamos a ocuparnos confiando, quizás sólo retóricamente, en una mejoría de su salud, que no se iba a producir.

Siguiendo al caballero del Cervantismo, Astrana Marín, sabemos que por entonces, el arzobispo de Toledo había enviado al escritor una carta y la ayuda económica que habitualmente le hacía llegar. Sandoval y Rojas, era entonces Inquisidor General –parece que a su pesar-, pues a finales de aquel año, en un auto de fe en Toledo –destaca Astrana–, había absuelto a todos los acusados. La hermosa carta de agradecimiento que le escribió Cervantes, fechada a 26 de Marzo, revela el grave estado de su salud.

Carta autógrafa de Cervantes al cardenal y arzobispo de Toledo, don Bernardo de Sandoval y Rojas. Madrid, 26 de Marzo de 1616. Biblioteca de la RAE. 

Muy Yllustre Señor:
Ha pocos dias que recibí la carta de uuestra Señoria Ilustrissima y con ella nuevas mercedes. Si del mal que me aqueja pudiera haber remedio, fuera lo bastante para tenerle con las repetidas muestras de favor y amparo que me dispensa vuestra Ilustre Persona; pero al fin tanto arrecia, que creo acabará conmigo, aun cuando no con mi agradecimiento. Dios nuestro Señor le conserve ejecutor de tan Santas obras, para que goce del fructo dellas allá en su Santa gloria, como se la desea su humilde criado, que sus muy magníficas manos besa. En Madrid a 26 de Marzo de 1616 años.
Muy Illustre Señor.
MIGUEL DE CERBANTES
  SAAVEDRA

A pesar de la certeza de su proximidad, no parece que nuestro genio temiera a la muerte, sobre la que ya había meditado en múltiples ocasiones y a la que a veces había sentido muy próxima. Sin embargo creyó necesario profesar en la Orden Tercera de San Francisco, de la que era hermano, desde principios de julio de aquel mismo año, así como lo era, desde mediados de 1610, su esposa, Catalina de Salazar.

En dos de Abril de mil seiscientos y diez y seis profesó en su casa, por estar enfermo, el hermano Miguel de Zerbantes, en la calle del Leon, en casa de don Francisco Martínez, clérigo, hermano de la Orden.

Un fraile franciscano, cronista de la Orden Tercera, describe la ceremonia, "como si la hubiese presenciado." 

Ingresó Cervantes en la Orden en las postrimerías de su vida, teniendo una vela de cera blanca en la mano derecha, y la cuerda y el hábito en la izquierda, falta de movimiento por la herida de Lepanto. Cuando le hubieron vestido el hábito, quedó con sotanilla, que no llegaba a cubrirle el calzón, con manga cerrada y ferreruelo de estameña, cuello y cuerda que le caía hasta las rodillas.

El médico que le asistía, ponzoña graduada, en palabras de Quevedo –aquí también, citadas por Astrana–, aconsejó su traslado a Esquivias, pensando que un cambio de aires beneficiaría al enfermo, pero fue peor el remedio que la enfermedad –valga la expresión-; porque habiendo salido de Madrid, el cuatro o el cinco de abril, se vio obligado a emprender el camino de vuelta, el doce o el trece del mismo mes. 

En el camino se cruzó con un estudiante, con el que mantuvo una conversación, que Cervantes transcribe en su Prólogo, y que, considerando el estado en que se hallaba, resulta profundamente emotiva, además de sorprendente. Pero antes redactó la Dedicatoria al Conde de Lemos, en la que esa emotividad despierta sensibilidades inesperados en el lector.

• • •

A don Pedro Fernández de Castro, conde de Lemos, de Andrade, de Villalba, etc.

Aquellas coplas antiguas, que fueron en su tiempo celebradas, que comienzan:

Puesto ya el pie en el estribo,

quisiera yo no vinieran tan a pelo en esta mi epístola, porque casi con las mismas palabras las puedo comenzar, diciendo:

            Puesto ya el pie en el estribo,
            con las ansias de la muerte,
            gran señor, ésta te escribo.

Ayer me dieron la Extremaunción, y hoy escribo ésta; el tiempo es breve, las ansias crecen, las esperanzas menguan; y, con todo esto, llevo la vida sobre el deseo que tengo de vivir, y quisiera yo ponerle coto hasta besar los pies a Vuesa Excelencia: que podría ser fuese tanto el contento de ver a Vuesa Excelencia bueno en España, que me volviese a dar la vida. Pero si está decretado que la haya de perder, cúmplase la voluntad de los Cielos, y, por lo menos, sepa Vuesa Excelencia este mi deseo, y sepa que tuvo en mí un tan aficionado criado de servirle, que quiso pasar aún más allá de la muerte mostrando su intención.

Con todo esto, como en profecía, me alegro de la llegada de Vuesa Excelencia, regocíjome de verle señalar con el dedo, y realégrome de que salieron verdaderas mis esperanzas, dilatadas en la fama de las bondades de Vuesa Excelencia. 

Todavía me quedan en el alma ciertas reliquias y asomos de las Semanas del jardín y del famoso Bernardo. Si a dicha, por buena ventura mía, que ya no sería ventura, sino milagro, me diese el Cielo vida, las verá, y con ellas fin de La Galatea, de quien sé está aficionado Vuesa Excelencia, y con estas obras, continuando mi deseo, guarde Dios a Vuesa Excelencia como puede. De Madrid, a diez y nueve de abril de mil y seiscientos y diez y seis años.
Criado de Vuesa Excelencia,
MIGUEL DE CERUANTES

• • •

En otro breve respiro que le concedió la enfermedad, redactó el Prólogo, sublime adiós a la vida, página tan emocionante, que no puede leerse sin que afluyan las lágrimas a los ojos.

Sucedió, pues, lector amantísimo, que, viniendo otros dos amigos y yo del famoso lugar de Esquivias, por mil causas famoso, una por sus ilustres linajes, y otra por sus ilustrísimos vinos, sentí que a mis espaldas venía picando con gran priesa uno que, al parecer, traía deseo de alcanzarnos, y aun lo mostró dándonos voces que no picásemos tanto. Esperámosle, y llegó sobre una borrica un estudiante pardal, porque todo venía vestido de pardo, antiparas, zapato redondo y espada con contera, valona bruñida y con trenzas iguales: verdad es no traía más de dos, porque se le venía a un lado la valona por momentos, y él traía sumo trabajo y cuenta de enderezarla. Llegando a nosotros, dijo:

—¿Vuesas mercedes van a alcanzar algún oficio o prebenda a la Corte, pues allá está Su Ilustrísima de Toledo y Su Majestad, ni más ni menos, según la priesa con que caminan, que en verdad que a mi burra se le ha cantado el víctor de caminante más de una vez?

A lo cual respondió uno de mis compañeros:

—El rocín del señor Miguel de Cervantes tiene la culpa desto, porque es algo que pasilargo.

Apenas hubo oído el estudiante el nombre de Cervantes, cuando, apeándose de su cabalgadura, cayéndosele aquí el cojín y allí el-[453]- portamanteo, que con toda esta autoridad caminaba, arremetió a mí, y, acudiendo [a] asirme de la mano izquierda, dijo:

—¡Sí, sí; éste es el Manco sano, el famoso Todo, el escritor alegre, y finalmente, el Regocijo de las Musas!

Yo, que en tan poco espacio vi el grande encomio de mis alabanzas, parecióme ser descortesía no corresponder a ellas; y así, abrazándole por el cuello, donde le eché a perder de todo punto la valona, le dije:

—Ese es un error donde han caído muchos aficionados ignorantes. Yo, señor, soy Cervantes, pero no el Regocijo de las Musas, ni ninguna de las demás baratijas que ha dicho. Vuesa merced vuelva a cobrar su burra y suba, y caminemos en buena conversación lo poco que nos falta del camino.

Hízolo así el comedido estudiante; tuvimos algún tanto más las riendas, y, con paso asentado, seguimos nuestro camino, en el cual se trató de mi enfermedad, y el buen estudiante me desahució al momento, diciendo:

—Esta enfermedad es de hidropesía, que no la sanará toda el agua del mar Océano que dulcemente se bebiese. Vuesa merced, señor Cervantes, ponga tasa al beber, no olvidándose de comer, que con esto sanará, sin otra medicina alguna.
—Eso me han dicho muchos —respondí yo—; pero así puedo dejar de beber a todo mi beneplácito, como si para sólo eso hubiera nacido. Mi vida se va acabando, y, al paso de las efemérides de mis pulsos, que, a más tardar, acabarán su carrera este domingo, acabaré yo la de mi vida. En fuerte punto ha llegado vuesa merced a conocerme, pues no me queda espacio para mostrarme agradecido a la voluntad que vuesa merced me ha mostrado.

En esto, llegamos a la Puente de Toledo, y yo entré por ella, y él se apartó a entrar por la de Segovia.

Lo que se dirá de mi suceso, tendrá la fama cuidado, mis amigos gana de decilla, y yo mayor gana de escuchalla. Tornéle a abrazar, volvióseme [a] ofrecer, picó a su burra, y dejóme tan mal dispuesto como él iba caballero en su burra, a quien había dado gran ocasión a mi pluma para escribir donaires; pero no son todos los tiempos unos. Tiempo vendrá, quizá, donde, anudando este roto hilo, diga lo que aquí me falta y lo que sé convenía. ¡A Dios, gracias; a Dios, donaires; a Dios, regocijados amigos; que yo me voy muriendo, y deseando veros presto contentos en la otra vida!»
• • •

Dos o tres días después, tras una vida llena de dificultades, falta de reconocimiento, injusticias, miserias, prisiones, cautiverio, heridas de guerra, o la incansable búsqueda de un empleo, sólo recompensada con un par de encargos deplorables, y hasta el plagio de su genial creación, terminó la vida de Cervantes. Como dice también en su Persiles

…sosegó su espíritu […] en su larga y feliz posteridad.

Y fue enterrado en el convento de Trinitarias de Madrid, el día 23 de abril, prácticamente en el más completo anonimato. 

Igual que hoy somos incapaces de imaginar el extremo de su infortunio, sus contemporáneos tampoco pudieron prever la altura que alcanzaría, con el paso del tiempo, este hombre que constituye la gloria de nuestras letras. Porque ¿qué sería de la Literatura Española sin Cervantes? 

Se dice que no hay certeza alguna sobre la posibilidad de que le acompañara, o no, en aquel momento, su supuesta hija Isabel Saavedra. Y adelanto esta observación, porque explica algo que veremos posteriormente.

• • •

En la parroquia de San Sebastián, a cuya jurisdicción pertenecía el convento de las Trinitarias, se conserva el registro de su defunción, en el folio 270 del Libro de Difuntos de aquel año. 

Partida de sepelio de Miguel de Cervantes Saavedra.
Archivo de la iglesia parroquial de San Sebastián, de Madrid. Libro 4o. de Difuntos de 1609 a 1620, folio 270.

Al margen: «Miguel de Zerbates. — ojo.» — En 23. de abril. de 1616. a s. murio Miguel de Çerbantes Sahauedra, casado con D.a Cat.a de salazar. calle del leon. R.bio los s.tos sac.tos de mano del lic.do fran.co lopez. mandose enterrar. en las monjas trenitarias m.do dos missas del alma. y lo demas a volutad. de su muger ques testamen.ria  y el lic.do fran.co minez q- uiue alli».

Para la fecha en que se depositaron sus restos mortales, la iglesia era el lugar más decente y acomodado de la casa, y así seguía en 1630, en aquel lugar, que es llamado, en documentos notariales, un pobre portal, pero que más adelante aumentaría su superficie mediante la compra de varias casas adyacentes, siendo construido el templo actual.

Una cosa es indudable –continúa Astrana-, y es que ningunos huesos han salido del recinto monacal. Así, los restos de Cervantes no han sido removidos, no sólo del convento, pero ni siquiera del sitio en que fueron enterrados: aquel «lugar más decente y acomodado de la casa», o «pobre portal»; es decir, en el formado al incorporarse las dos primeras casas de la calle de Cantarranas adquiridas por doña Francisca Romero -la hija de Julián Romero de las Victorias-, el famoso comandante de Flandes inmortalizado por El Greco.

Aquí vino a ser enterrado Cervantes, sin lápida ni señal que marcase el sitio. Pero más vale que duerman sus restos en paz, modestamente ignorados, que no en soberbio sepulcro de mármoles, oros y bronces, propicio a la profanación. Que todo el monasterio le sirva de tumba. Y tengan sus cenizas, como sus obras, con su nombre, larga y feliz prosperidad.

• • •

Ya sepultado Cervantes, se publicaron diversos epitafios, entre ellos, uno de Francisco de Urbina, sobrino de Isabel de Urbina, la primera mujer de Lope de Vega, impreso en la edición póstuma, del Persiles. Pero lo cierto es que ninguno de los grandes autores contemporáneos le dedicó una sóla palabra.

Cita asimismo Astrana al epitafio escrito por Francisco Calderón: A mi juicio, el mismísimo «estudiante pardal» inmortalizado por Miguel, después familiar del Santo Oficio de Toledo, lo que explicaría, no siendo hombre de relieve en las letras, su inclusión en los preliminares del Persiles. Posiblemente, a Francisco de Urbina y a él les confiaría la viuda de Cervantes el manuscrito del Persiles para solicitar la aprobación de la obra, sacar el privilegio real y darla a la imprenta.

Por mandato de Vuesa Alteza he visto el libro de Los trabajos de Persiles, de Miguel de Cervantes Saavedra, illustre hijo de nuestra nación y padre illustre de tantos buenos hijos con que dichosamente la ennobleció, y no hallo en él cosa contra nuestra santa fe católica, etc.

Este es mi parecer. Salvo &c. En Madrid, a nueve de Setiembre de mil y seiscientos y diez y seis años. — El Maestro Josef de Valdivieso».

Privilegio: Por quanto por parte de vos, doña Catalina de Salazar, viuda de Miguel de Cervantes Saavedra, nos fué fecha relación que el dicho Miguel de Cervantes había dejado compuesto un libro intitulado Los trabajos de Persiles, en que había puesto mucho estudio, etc. Fecha en san Lorenço a veynte y quatro días del mes de Setiembre, de mil y seyscientos y diez y seis años. — Yo el Rey. — Por mandado del rey nuestro señor, — Pedro de Contreras.

Cuando se pedía un privilegio por veinte años–añade nuestro erudito–, el Consejo lo rebajaba a la mitad. En algunas ocasiones, al escritor sólo se le concedía licencia de impresión por una sola vez. Todo eran inconvenientes y dificultades, como si se procurara que los frutos del ingenio no salieran a luz; y si salían, que a los diez años pudieran imprimirlos, sin pagar nada al autor, los libreros. Nunca, pues, he hallado la razón de que un privilegio sólo se otorgara por tiempo de diez años, a no ser porque los pícaros, de su propio natural, tendían a engendrar pícaros.

Efectuadas todas las diligencias previas, Catalina de Salazar, o sus representantes, vendieron el privilegio a Juan de Villarroel, sin que se sepa cuánto percibió la viuda como derechos, ni si llegó incluso a percibir algo, porque la necesaria escritura de su venta o traspaso no aparece en el Archivo de Protocolos de Madrid, si bien, Astrana encontró en Toledo un documento en el que consta una deuda de Villarroel a Cervantes, por «quatrocientos reales, poco más o menos», que a la muerte de doña Catalina estaban aún sin pagar.

Si consideramos la circunstancia y el éxito –añade el investigador– puesto que el mismo año año de su aparición, se produjeron seis ediciones del Persiles, se deduce que Villarroel era más tacaño que Francisco de Robles, y, si no tahur, como éste, persona poco recomendable.

Villarroel entregó el manuscrito del Persiles a la imprenta de Juan de la Cuesta, el impresor de Cervantes, que no terminó de componerlo hasta los primeros días de Diciembre de 1616, pues la fe de erratas se fecha a 15 del mismo mes y año; y la tasa, el 23. De acuerdo con esta última, el libro, que tenía 58 pliegos – siendo, pues, de las obras más cortas de Cervantes, con El Viaje al Parnaso y La Galatea–, había de venderse, a cuatro maravedís el pliego, al precio de seis reales y veintiocho maravedís. 

Además, mientras se componía el Persiles, la fama del Quijote seguía en aumento. Aquel año apareció la Segunda Parte, impresa en Valencia por Pedro Patricio Mey; en la que alguien mandó suprimir la conocida frase de la Duquesa (capítulo XXXVI, folio 140 vuelto de la edición príncipe), de que las obras de caridad que se hacen tibia y flojamente, no tienen mérito, ni valen nada. que, sin embargo conservaba la edición de Bruselas de 1616.

A principios de Enero de 1617 aparecía en Madrid el Persiles.

Portada de la edición príncipe de Los trabajos de Persiles y Sigismunda
Madrid, 1617


Portada de la primera traducción al francés de Los trabajos de Persiles y Sigismunda, por François de Rosset. París, 1618

Después cayó completamente en el olvido y no se volvió a imprimir en el siglo XVII.

Portada de la primera traducción al inglés de Los trabajos de Persiles y Sigismunda. Londres, 1619

A todo esto, pocas semanas después de ser enterrado Cervantes, doña Francisca Romera, o Romero -pues suele aparecer, igual que su padre, de las dos maneras-, a la que ya conocemos, para ampliar la pequeña iglesia pensó en adquirir otra casa, en la calle de Cantarranas. Se trataba de la casa del famoso autor de comedias Alonso Riquelme, y la zona en que los actores y actrices ensayaban obras, bailes y danzas, estaba contigua al altar, por lo que, al parecer, las voces, músicas y discusiones se oían perfectamente desde la iglesia, «inquietando a los sacerdotes que estaban diciendo misa en el altar mayor y colaterales». 

El 13 de Agosto de 1616, tras una reclamación de las monjas Trinitarias, el Rey firmó una provisión, dirigida al Corregidor de Madrid, para que se tasase la casa y la comprara el convento, para añadirla a la iglesia.

 Portada de la primera traducción al italiano de Los trabajos de Persiles y Sigismunda, por Francesco Ellio Milanese (Venecia, 1626)

• • •

El Convento de Trinitarias de Madrid

Doña Francisca Romero, quien, como sabemos, había aportado el capital para la ampliación del edificio, tuvo varios pleitos con las monjas y logró anular provisionalmente la fundación del convento; aunque las tres casas que ya había comprado, sirvieron de base para la construcción definitiva del monasterio de las Trinitarias.

Doña Francisca deseaba honrar la memoria de su padre Julián Romero, aunque no logró conservar sus cenizas, trofeos, banderas, o blasones. Quizá a causa de su falta de previsión, los restos de Cervantes, cuya fama tenía que conocer, sigan sin una verdadera lápida que marque el sitio. 

España ha tenido poca suerte con las cenizas de muchos de sus grandes hombres.

Pasó un siglo y medio y siguió todo en el mismo estado, pero las conmociones del siglo XIX volvieron a poner en peligro la supervivencia del convento y sus enterramientos, además de los papeles que en él se custodiaban, aunque casi todo salió indemne, excepto los documentos. 

Primero, la invasión francesa, aunque no afectó a las Trinitarias, porque los consejeros del Rey José, para hacerle grato a los españoles, le sugirieron el decreto de 1809, en que se mandaba erigir un monumento a Cervantes, aunque se perdió toda memoria del mismo, tras la apresurada salida del reino del hermano de Napoleón.

Sin embargo, tras la Exclaustración de 1820, y la Desamortización de 1836, el archivo cambió de manos; la parte considerada inútil se vendió al peso y la valiosa, fue adquirida por fortunas privadas y anónimas. 

Más tarde, en opinión de Astrana, los románticos no hubieran vacilado en exhumar los restos de Cervantes, de haber sabido el sitio donde se encontraban, pero no fue así, y la tumba ignorada se salvó de nuevo.

Por último, en 1868 se decretó la demolición del convento, pero la priora recurrió a la Real Academia pidiendo protección, y los académicos, Juan Valera, el marqués de Molíns, Antonio Ferrer del Río y Mesonero Romanos, entre otros, lograron evitarlo. Fue entonces cuando la Academia, hizo colocar la gran lápida en el exterior del edificio.


A MIGUEL DE CERVANTES SAAVEDRA
QUE POR SU ÚLTIMA VOLUNTAD YACE
EN ESTE CONVENTO DE LA ORDEN TRINITARIA
A LA CUAL DEBIÓ PRINCIPALMENTE SU RESCATE
LA ACADEMIA ESPAÑOLA
CERVANTES NACIÓ EN 1547 Y MURIÓ EN 1616

Otra lápida se puso en la iglesia, al lado izquierdo del altar mayor:
  


 EN ESTE MONASTERIO YACEN
  MIGUEL DE CERVANTES SAAVEDRA,
  [Y] DOÑA CATALINA DE SALAZAR SU ESPOSA.
  [DOÑA ISABEL DE SAAVEDRA SU HIJA
  Y] SOR MARCELA DE SAN FÉLIX,
  HIJA DE LOPE DE VEGA

Así permaneció este rótulo, con el disparate de dar por enterrada allí a doña Isabel de Saavedra –aquella hija que, según Fernández de Navarrete, habría profesado en las Trinitarias–, hasta 1900, en que fue borrado, como se aprecia perfectamente en la placa. 

No se entiende bien por qué había de ser un disparate el hecho de que Isabel, llegada su hora, eligiera también aquel lugar para su propio enterramiento, aunque Astrana debía tener buenas razones para decirlo de forma tan tajante.

Es de presumir –deseaba este investigador- que, ya conocido como sepulcro del glorioso escritor todo el convento, y declarado éste monumento nacional, la piqueta demoledora, respetará tan sagrado recinto, y los restos del grande hombre permanecerán sin remoción. 

Era de presumir, en efecto; pero, en determinados asuntos, nada puede asegurarse nunca.

• • •
EL PAÍS, 22.4.2015

Una mandíbula y dos decenas de huesos atribuibles a Cervantes fueron encontrados, muy mezclados con otros de distintos difuntos, tras una exhaustiva investigación multidisciplinar de casi un año de duración en el convento madrileño de las Trinitarias.

La exposición en el Museo de Historia de Madrid- se propone superar el mal sabor de boca que los escrúpulos científicos del forense Francisco Etxeberria director de la investigación y presidente de la Sociedad Aranzadi -ausente-, causaron en los medios de comunicación al culminar la fase de examen óseo-anatómico de los restos, por no haberse atrevido a afirmar, de manera categórica, que los restos hallados fueran en verdad los de Miguel de Cervantes.

“Es posible” que “algunos fragmentos” de huesos hallados en la iglesia de las Trinitarias, de Madrid, sean del autor de El ingenioso hidalgo don Quijote de La Mancha. Esa es la conclusión a la que ha llegado Francisco Etxeberria, forense y director del equipo de 36 expertos, “a la vista de toda la información generada en el caso del carácter histórico, arqueológico y antropológico”.

Los restos de Cervantes (1547-1616) se encontrarían fragmentados y mezclados con los de otros 16 difuntos, incluida su esposa, en una sepultura situada en el extremo del suelo de la cripta del convento.

Los huesos, pertenecientes a seis hombres, cinco mujeres y seis niños, fueron reunidos en un enterramiento situado a 1,35 metros de profundidad en torno a 1730, un siglo después de la muerte del escritor. Tal reducción de restos obedeció al traslado entre 1673 y 1698 de la iglesia primitiva a otra de nueva construcción, ambas dentro del perímetro conventual. Los vestigios óseos más atribuibles a Cervantes son los de cuatro adultos, concretamente una mandíbula que registra caídas de piezas ante mortem,como escribiera el propio autor del Persiles días antes de morir.

El hallazgo de los restos mezclados en el suelo de la cripta trinitaria se produjo el pasado 23 de febrero (2015), 10 meses después de que comenzase la investigación. Otro facultativo del equipo destaca que “el enterramiento que alberga los huesos se encuentra en el subsuelo de la cripta, justo en la vertical donde se halla la lápida que, desde el interior del templo conventual, recuerda del enterramiento de Cervantes y su esposa en el monasterio trinitario”. 

• • •

Garantizaría, según Astrana, el respeto a la tumba, la circunstancia de desconocerse el lugar exacto en que se hallaba, de modo que, para que las cenizas se libraran de incomodidades, no les cabía mejor sepulcro que la ignorancia sobre su existencia.
 • • •

Aseguraba asimismo el erudito cervantino, como hemos adelantado,  que Isabel Saavedra no debía figurar en la placa; que ni siquiera había visitado a su padre enfermo, y que la relación entre ellos, era, para entonces, inexistente, o a través de los Juzgados. 

Ciertamente habían tenido muchos problemas, pero el fundamental –y esto es un punto de vista personal, aunque basado en la ambigüedad de los documentos–, es que, en realidad, Isabel no podía figurar como hija de Cervantes, porque no era hija de Cervantes, al contrario de lo que se suele admitir, de forma incomprensible, sino de Ana Franca y Alonso Rodriguez, los padres que aparecen en sus registros

Si posteriormente apareció como Isabel de Saavedra, y como hija del escritor vivió con él en Valladolid, sería, quizás, porque este la adoptó, pero la documentación no implica que fuese en realidad hija suya cuando la incluye en un contrato de trabajo como aprendiza en casa de su hermana Magdalena. 

• • •

11 de Agosto de 1599

Isabel de Saavedra, «hija de Alonso Rodríguez e Ana Franca, su muger, difuntos», compareció ante el escribano Martín de Urraca y dijo: «que ponía e puso a servicio a la dicha Isabel de Saavedra, su menor, con doña Magdalena de Sotomayor (hija del licenciado Cervantes de Saavedra, su padre, difunto) [ni era Licenciado, ni se llamaba Saavedra],  que está presente,  por tiempo de dos años cumplidos primeros siguientes».

Aunque en este asiento de servicio Isabel aparece como hija legítima de Alonso Rodríguez y de la dicha Ana Franca, en su declaración del 30 de junio de 1605, hecha en Valladolid con motivo del proceso de Gaspar de Ezpeleta, dirá ser hija de Miguel de Cervantes.” (Archivo Histórico Prtocolos Madrid).

Firma de Magdalena [Cervantes] de Sotomayor  [¿?]

El uso arbitrario de los apellidos en la época, hace que muchos documentos se conviertan en un verdadero rompe–cabezas. Aquí Magdalena tampoco firma con su apellido, sino con el de “Sotomayor”, aunque en algunos sitios se llamará “Figueroa” y en otros, “Ovando”... Pero este asunto ya es tema para un trabajo largo y específico.
• • •

En cuanto a la hija de Lope de Vega, Marcela, que había nacido en Toledo, el 8 de mayo de 1605, y que falleció en Madrid, el 9 de enero de 1687, que también es conocida como sor Marcela, ya que fue monja trinitaria, escribió poesía y dramas y era hija de Lope de Vega y de Micaela de Luján.

Marcela del Carpio, o de San Félix. Casa-Museo de Lope de Vega

(DE VEGA CARPIO)

NRA. VENERABLE MADRE MARÇELA DE SAN FELIX: SVGETO DE VN SIGLO. VISTIO NRO. SANTO HABITO EN EDAD DE 15 AÑOS. ALA RELIGION SIRVIO INFATIGABLE EN LOS MINISTERIOS DE PRELADA, MAESTRA, I SEMEJANTES SIN INTERRVPÇION: I SIEMPRE IDEA PERFEETA, VIVA DE OBSERVANCIA RIGVROSA. AL ADORNO ADMIRABLE DE SV PERSONA CONCVRRIO, COMPITIO NATVRALEZA, I GRAÇIA: AQVELLA DOTANDOLA ESMERADAMENTE DE DISCRECION SOBERANA. DE APACIBILIDAD SEVERA; I ESTA ILVSTRANDOLA DE COPIOSOS DONES DEL ESPIRITV SANTO. EN LOS RIGORES DE LA PERFEECION MONASTICA FVE COPIA DE SANTA CLARA. VIVA IMAGEN FVE DE SANTA TERESA EN SVS CELESTIALES LVÇES DVLZVRAS ESPIRITVALES: EN 9 DE HENERO DE 1687, I DE SV EDAD 82 FALLECIO PARA ETERNAMENTE TRIVNFAR. CLAMA: SEGVIDME. SVSPIRAMOS: VIVA, REINE FELIX, RVEGVE SIN FIN POR TODOS

Marcela, cuya obra literaria, -definida como de extraordinaria mordacidad satírica, con singular uso de la métrica y del lenguaje-, se componía de cinco volúmenes y una autobiografía, que fue quemada con cuatro de los cinco volúmenes, por consejo de su confesor.

El hecho de que no se publicara su trabajo hasta fines del siglo XIX, se debería a que quizás parecerían muy fuertes algunas de sus bromas sobre la ineficiencia monástica, la tontería clerical y algunas de sus críticas a la corte. 

En los siguientes versos del "Coloquio de la estimación de la Religión", el personaje Mentira, irónica y burlonamente, describe a los de su casa:

              Y todos cuantos parientes
              he tenido, son honrados
              y por todos estimados
              de lo mejor de la Corte.

(2, vv. 290-293)

¿Por qué el nombre de esta hija de Lope de Vega en la placa, si no era por sus méritos literarios?, nos preguntamos. Pues, además de que fue monja trinitaria, en este caso, sí está demostrado que era hija de Lope -aunque sea mencionada siempre con el feo apelativo de “bastarda”–, y además, es muy probable que, como tal hija de Lope, tuviera parentesco con la madre de Cervantes, Leonor Cortinas. 

El autor de Don Quijote tenia algún deudo con los Urbinas, y por consiguiente con Doña Isabel de Urbina, primera muger de Lope de Vega. J.A. Pellicer: Prólogo del Persiles. Ed. 1827.

• • •

La desesperante falta de información que aqueja casi toda la biografía de Cervantes, sólo ha podido ser suplida, en cierto modo, con el poder de la imaginación, en este caso, en su proyección pictórica.

Miguel de Cervantes (copia) hacia 1877. E. Balaca y Orejas Canseco (1840 - 1914) MNP

Este retrato que conserva el Museo del Prado, representa a Miguel de Cervantes Saavedra hacia los  40 o 50 años, vestido con jubón, gorguera y capa, ciñéndose su efigie al propio texto cervantino del prólogo de las Novelas Ejemplares. Una obra de factura sobria y seca que subrayan su calidad de copia.

El retrato fue encargado por la Junta Iconográfica Nacional, para la Galería de Españoles Ilustres del Museo Iconográfico. Es copia realizada a partir de alguno de los grabados de la efigie del escritor que la Real Academia de la Lengua fijara, a partir de la Edición magnífica y muy correcta de la Historia de Don Quijote, publicada en 1780; edición ilustrada por José del Castillo y Salvador Carmona. A su vez se basa en el retrato, tampoco original de Cervantes, que se atribuye al pintor Alonso del Arco, el cual configuró el prototipo del rostro del famoso escritor, hasta el descubrimiento del pintado por Jaúregui, marcando de nuevo otro hito en la iconografía cervantina. (Texto extractado de Gutiérrez, A.: "Eduardo Balaca y Canseco", El mundo literario en la pintura del siglo XIX del Museo del Prado; Centro Nacional de Exposiciones y Promoción Artística, 1994, pp. 124-125). MNP

Manzano y Mejorada, Víctor, Últimos momentos de Cervantes. 1856. MNP

Obra de excelente maestría y tonalidad armoniosa que recoge los últimos momentos de la vida del escritor, cuando “después de recibir la Extrema-Unción escribe al Conde de Lemos la dedicatoria de su novela Persiles y Sigismunda”, como aclara el pintor en el texto que acompaña a la obra en su presentación a la Exposición Nacional de 1858. Como recoge la escena, Cervantes escribe la agradecida y sentida carta a su admirado protector cuyo comienzo ha pasado a la memoria y al acerbo popular.

La serenidad que se palpa en la escena, la conseguida plasmación de la atmosfera íntima que envuelve la solemnidad del momento, la sobriedad de la paleta cromática y la delicadeza en el tratamiento lumínico hacen de esta pintura una de las obras maestras de Manzano y una de las composiciones mejor resueltas de este episodio cervantino por el que también otros pintores del siglo XIX como Muñoz Degrain, Cano de la Peña o Eugenio Oliva, se decantaron. La minuciosidad y detalle con que están pintados los elementos de ambientación, evidencian también el estudio documental que el pintor realizó para su composición destacando en el suelo, el ejemplar de la segunda parte del Quijote, que se había publicado un año antes y que también estaba dedicado al mismo Conde de Lemos (Texto extractado de Gutiérrez Márquez, A., "Últimos momentos de Cervantes", Don Quijote de la Mancha: la sombra del caballero. Empresa pública Don Quijote de la Mancha, 2005, p. 394). 

Texto y dos últimas imágenes del Museo Nacional del Prado
• • • 



lunes, 11 de diciembre de 2017

Shakespeare • Sonetos 11–17



Shakespeare, retrato CHANDOS. Atribuido a John Taylor, hacia 1610. NPG

Otro retrato de Shakespeare –COBBE-, declarado en 2009 como la única pintura auténtica hecha durante su vida. 

Data de alrededor de 1610, pero también desde entonces es cuestionada. Fotografía: Oli Scarff / Getty Images. La frase, Principum amicitias!, Amistades de Príncipes, es una cita de Horacio
• • •

El retrato que conocemos de Cervantes, y que habría sido pintado por Jáuregui, tampoco tiene la menor garantía de corresponder a la realidad del escritor. ¿Se diría que sobre estos indiscutibles grandes de la literatura, pesa una especie de maldición?
• • •

Pues bien, una vez superado el reto de los diez primeros sonetos, hemos abierto una puerta que ahora tendremos que atravesar, si es posible. Quedan pendientes siete de los “procreation sonnets” que no añadí en la primera entrada, temiendo que el reto se convirtiera en un castigo.

Llegados hasta aquí, he de decir que, ante todo, el mayor mérito que encuentro en el trabajo del poeta –sea quien fuere–, no es ya la calidad de sus versos, sino el hecho de haberlos escrito, lo cual, casi siempre supone un sacrificio inútil que a menudo no sirve ni para procurar “el ordinario sustento”. Y recuerdo al gran Cervantes lamentándose, porque quería, y no podía, ser poeta:

          Yo que siempre trabajo y me desvelo
          por parecer que tengo de poeta
          la gracia que no quiso darme el cielo...

          Viaje del Parnaso, Cap. I, vv 25–27

Y en su caso, además, considera el menester del arte poético como un acto muy ligado a la necesidad de subsistir:

Cervantes: Las tres partes del camino -le dije yo- se tiene vuesa merced andadas para llegar a ser buen poeta.

Pancracio Roncesvalles: ¿Cuáles son?

Cervantes: La de la riqueza y la del amor. Porque […] en el poeta pobre la mitad de sus divinos partos y pensamientos se los llevan los cuidados de buscar el ordinario sustento.
Adjunta la Parnaso.

• • •

Discernir hasta qué punto tenemos ante los ojos unos versos de carácter autobiográfico, es tarea irrealizable, aunque en todo caso, muy probablemente lo sean en buena parte, puesto que, se mire como se mire, se trata de expresar un sentimiento personal, independientemente de la forma, e incluso, la personalidad, que vaya a tomar en su expresión.

Escribir poesía con forma de soneto, era una moda en la época de Shakespeare, que aún persiste, quiero decir en cuanto tal forma, pero ¿ocurre lo mismo con alguna otra moda de entonces? Bien al contrario, todo lo relacionado con los reinados de Elisabeth Tudor, James y Charles Stuart, nos parece anticuado, y esencialmente falso a causa de sus enmascaramiento, ya fuera voluntario u obligados. ¿Por qué entonces habrían de gustarnos los Sonetos

Dadas las circunstancias, casi todos simulaban lo que no eran, especialmente en el mundo de la aristocracia y las letras. Como rezaba el emblema del teatro shakespeariano The Globe: Totus mundus agit histrionem, atribuida a Petronio, según la cual, todo el mundo, sin excepciones, no sólo los actores –en este caso, los poetas–, simula ser algo diferente de lo que es. 

¿Por qué entonces –me pegunto igualmente–, tendríamos la necesidad de descifrar algo que ha sido voluntariamente cifrado? “Eppur si muove”; ocurre que, de un modo u otro, la tenemos y vamos a proceder al trabajo con ayuda de la crítica más razonable, es decir la que no se centra exclusivamente en la sexualidad de la voz lírica, ya que como tal, puede asumir, con más o menos éxito, la figura que mejor convenga a su proyecto poético.

Ya sabemos que los Sonetos de Shakespeare 1 a 17, aparentemente de amor, aconsejan a un joven casarse y engendrar hijos, para asegurar la continuidad de su propia belleza, sobre todo, para que otros puedan disfrutar de ella. ¿Será esto también un recurso literario? En ellos se alienta machaconamente a un joven, de belleza inusual y llamativa, a casarse y tener hijos. El poeta está convencido de que el joven, cuya identidad se desconoce, perviviría, a pesar de la muerte, en la belleza de sus hijos. ¿Esto es amor?

Por otra parte, aunque son muchos los que piensan que los sonetos de Shakespeare son paradigma del poema de amor, estos primeros podrían quizás romper tal estereotipo para centrarse en el aspecto, más filosófico, de la brevedad de la vida, al menos en esta parte que reconocemos como “procreation”, porque sonetos de amor, sí hay en esta colección, pero aún no han empezado.

Desde el principio, una de las características principales de los Procreation Sonnets, es la tragedia de la condición humana, destinada a morir un poco cada día, lo que en palabras del poeta, resulta doblemente cruel, por concurrir en un sujeto extremadamente bello. 

Que el homenajeado está destinado a sufrir el declive y el fin de la existencia, es admisible, pero no así, el hecho de que se agote en él mismo su belleza, por lo cual, es necesario que deje tras de sí un hijo que la herede. Y no se trata de consolar al poeta o a una esposa con esa nueva existencia, sino que sería un don para el mundo entero. ¿Esto es amor? ¿O pretende ser, quizás, simplemente un halago exagerado?

El poeta tampoco ha querido que sepamos quién sería la mujer digna de semejante regalo, porque en opinión del crítico Don Paterson (The Guardian), no hay alusión al tipo de mujer que el lírico desearía.

Aun así, como digo, es un hecho que estos sonetos pasaron prácticamente a ser sinónimo de "poemas de amor", pero cuando algo se convierte en ejemplo característico de un género, en un prototipo, sin la menor sombra de duda, suele desaparecer tras tan alta cualificación, llevándonos en ocasiones a pensar, de antemano, que sabemos lo que en realidad ignoramos. Y esto ocurre con la mayor parte de las creaciones literarias que consideramos históricamente obras maestras, pues creemos estar familiarizados con ellas a través de su fama; quizás porque empezamos a leerlas cuando no teníamos capacidad para comprenderlas, o porque creemos conocerlas sólo por haber leído u oído hablar repetidamente sobre ellas.

En esta primera serie, por otra parte, algunos poemas llegan a hacerse pesados a causa de la insistencia del poeta. Cabría preguntarse cómo los acogería su destinatario, si es que hubo uno en particular. William Boyd, propuso al respecto la ocurrencia de que tal vez el poeta fuera pagado por la madre del joven en cuestión, preocupada por la falta de interés de su hijo en el matrimonio.

• • •

Todo esto nos lleva, a pesar de todo, a probar suerte en el juego de las identificaciones; en esta ocasión, con el primero de los candidatos seleccionados como posibles destinatarios de los poemas que nos ocupan.

William Herbert, III Conde de Pembroke

William Herbert 3rd Earl of Pembroke, 1580-1630, patron de Shakespeare
Retratos de Daniel Mytens

William Herbert fue un gran aficionado a los libros, que tuvo por maestro al poeta e historiador Samuel Daniel (1562 – 1619). 

Su padre negoció su boda con Bridget de Vere, nieta del conocidísimo William Cecil, I Barón Burghley, quien le ofreció ofreció 3.000 libras y un pago anual a partir de su propio fallecimiento. Parece que Herbert exigió que el pago fuera inmediato; por lo que las negociaciones se rompieron al no llegar a un acuerdo en este aspecto, y nuestro Fair Youth permaneció soltero.

A los veinte años, tuvo una aventura con Mary Fitton, dama de honor de la reina Isabel –a la que parte de la crítica ha identificado como la Dark Lady–, con la que tuvo un hijo 

Mary Fitton, hacia 1595

Aun admitiendo su paternidad, Herbert se negó a casarse con ella, ganándose una estancia en la prisión de Fleet, donde pasó el tiempo componiendo versos.

La muerte del niño poco después del parto llevó a Herbert a considerar extinguida su responsabilidad, por lo que pidió y obtuvo la liberación, aunque padre y madre fueron expulsados de la corte.

Mary (Talbot), Condesa de Pembroke, de Cornelius Janssens van Culen, 1619

El 4 de noviembre de 1604 Herbert se casó finalmente, con Lady Mary Talbot, hija de Gilbert Talbot, VII Conde de Shrewsbury. La joven esposa había tenido problemas de crecimiento, que le ocasionaron alguna deformidad física. Después de la boda Mary recibió el título de Condesa de Pembroke.

Herbert tuvo una aventura más con la viuda Lady Mary Wroth, hija de Robert Sidney, un hermano de su madre, de la que nacieron al menos, dos hijos, Catherine y William, registrados como ilegítimos, tal como aparecen en un documento de la Biblioteca de Cardiff.

Retrato de Lady Mary Wroth. Atribuido a John de Critz

Mary Wroth y Herbert compartían el gusto por las artes y la literatura y habían sido amigos desde la infancia. Mary es una de las primeras escritoras británicas que logró una fama duradera.

Anna de Dinamarca, casada con el rey Jacobo en 1589, a los 14 años.
National Maritime Museum, London

También se afirma que William Herbert fue el favorito de la reina Ana; que ella fue la razón por la que obtuvo el puesto de Lord Chamberlain del Rey en 1615, y que su relación dio lugar a una sorda lucha entre la reina y Mary Wroth.

Herbert también fue miembro del llamado Grupo de Whitehall, de artistas y aristócratas reunidos en torno al rey Carlos Stuart.

Este Herbert, finalmente, que fue mecenas de Shakespeare durante varios años, es uno de los que han sido considerados como el Fair Youth de los SonetosSu candidatura la propuso por primera vez James Boaden en 1837.

Murió en 1630, a los 50 años y sus títulos pasaron a su hermano, Philip Herbert, primer conde de Montgomery. Fue enterrado en la catedral de Salisbury.

A cada lector le queda confiada la tarea de considerar si este historial y la presencia del noble William Herbert, le hacen acreedor del ambicionado título de Fair Youth, otorgado por el enamoradizo autor de los Sonetos, o si, en realidad, este no hacía sino regalar el oído a un posible mecenas.

• • •

Shakespeare, Sonetos 11-17

11
A medida que te consumas, crecerás
en lo que hayas dejado en uno de los tuyos.
Y esa sangre juvenil que ya entregaste
podrás llamarla en la vejez, tuya.

Aquí vive la sabiduría, la belleza, y el crecimiento.
Sin esta locura, edad y decadencia fría,
si todos actuaran como tú, el tiempo se acabaría
y en pocos años, también el mundo.

Aquellos a los que la naturaleza no quiere conservar
por defectuosos y rudos, morirán estériles:
mira lo que tú has recibido, a ti te dio más;
este generoso don, entrega tú generosamente. 

La vida te cinceló su sello y quiere a cambio
que tú crees a otros, para que no muera el modelo.

12
Cuando cuento cómo el reloj va dando las horas,
y veo al luminoso día hundirse en la horrible noche.
Cuando veo a la violeta perder su frescura,
y los oscuros cabellos plateados o blancos.

Cuando veo los grandes árboles despojados de hojas,
aquellos que antes protegían a los rebaños del sol.
y el verde del verano, atado en gavillas,
llevado en andas con barba blanca y erizada.

Entonces me pregunto qué será de esta belleza,
porque tú también caerás entre los despojos del tiempo,
mientras dulzura y belleza combaten entre sí
y mueren en cuanto ven crecer a otras.

Porque nada resiste a la guadaña el tiempo,
desafíala y salva el linaje, cuando quiera llevarte.

13
¡Oh, si fueras tú mismo! Pero amado,
ya no serás tuyo, sino mientras vivas aquí.
Contra el final que llega deberías prepararte,
y legar a otro tu dulce apariencia.

Así esa belleza que tienes prestada
no tendrá final, y entonces serás
tú mismo otra vez, después de tu muerte,
cuando tu dulce descendencia tenga tu dulce imagen.

¿Quién dejaría tan hermosa casa caer en la ruina,
cuando un sólo cuidado la mantendría en pie
contra los tormentosos vientos de un día de invierno
y la estéril furia del eterno frío de la muerte?

Oh, nadie, excepto un mal administrador. Sabes, querido
que tuviste un padre; deja que otro pueda decir lo mismo.


La Casa de Shakespeare en Stratford Upon Avon

14
No es de las estrellas de quien tomo mi punto de vista,
aunque creo que sé de Astronomía,
pero no para predecir la buena o la mala suerte,
las pestes, las hambres, o la cualidad de las estaciones.

Tampoco se prever la fortuna antes del tiempo,
señalando a cada uno su trueno, lluvia o viento.
O predecir al príncipe si todo saldrá bien
por las predicciones que encuentro en el cielo.

Mi conocimiento procede de tus ojos
y en sus constantes estrellas leo mi arte,
que la verdad y la belleza procederán juntas
el día en que te conviertas en guardián de ti mismo.

De otro modo, te pronostico
que tu fin es cierto, y el de la belleza y la de la fidelidad.

15
Cuando considero que todo lo que crece
sólo conserva la perfección un instante
y que este vasto mundo sólo es espectáculo
en el que las estrellas influyen en secreto.

Cuando veo que los hombres se multiplican como plantas
que se nutren y secan bajo el mismo cielo:
que se envanecen de su joven sabia,
y llevan su imagen más allá de la memoria.

Entonces, la idea de su inconstante estado
muestra la riqueza de tu juventud a mis ojos,
donde el tiempo pródigo debate con la decadencia
para cambiar tu joven día en negra noche.

Y en guerra con el tiempo, por amor a ti,
todo lo que te quita, yo te lo devuelvo.


Teatro El Globo actual. Réplica del original incendiado.

16
Pero, ¿por qué no haces de forma más enérgica
la guerra, a ese sangriento y tirano tiempo?
¿Y por qué no te fortificas contra la decadencia
con medios más benditos que mi estéril rima?

Ahora estás en la cumbre de tus días felices
Y hay muchos jardines. vírgenes todavía, sin plantas,
con virtuoso deseo te llevarían flores vivas
más verdaderas que tu falsa imagen pintada:

Entonces las líneas de la vida reparan la vida
no por el lápiz del tiempo, o por mi pluma novel,
ni los valores internos ni los externos
te harán vivir a los ojos de los hombres.

Sólo darte a tu mismo te mantendrá sereno,
Y vivirás retratado por tu amable talento.

17
¿Quién creerá en mis versos en el porvenir
si están llenos de todo lo que mereces?
Aunque el cielo sabe que sólo son una tumba
que oculta tu vida y sólo muestra la mitad de ti.

Si pudiera escribir la belleza de tus ojos,
y enumerar de nuevo todas tus gracias,
en el futuro dirán que el poeta miente.
y que esos rasgos celestes no rozaron un rostro terrestre

Así mis papeles, amarillentos por el tiempo,
serán despreciados como viejos embusteros;
lo que mereces por derecho parecerá furor poético
y dirán que es rima exagerada de un cantar ya viejo.

Pero si para entonces vive un hijo tuyo,
tú vivirás dos veces, en él y en mis versos.



Firma de Shakespeare en 1616


• • •