miércoles, 15 de noviembre de 2017

Romanticismo y Románticos –V– WALTER SCOTT


Byron–Hugo–Espronceda
Scott–Chateaubriand–Zorrilla

Dentro de la forzosa variedad que se produce entre los autores encuadrados bajo el término Romanticismo, hay, evidentemente, múltiples y distintas formas de percibir la existencia, por parte de cada uno de ellos, dependiendo, por ejemplo, de su procedencia o nacionalidad, de su compromiso político y social, etc., -ya que se trata, como sabemos, de una época de grandes cambios-; de su pensamiento o diversa filiación religiosa, aun dentro del cristianismo, e incluso de su actitud frente al sentimiento amoroso, dentro del cual, unos apuestan por la unidad, otros por la variedad… 

Sir Walter Scott en 1822. Retrato de Raeburn

En este sentido, conocida ya la actitud de Lord Byron en relación con los aspectos citados, vamos a adentrarnos en la biografía y la obra de Walter Scott, ejemplo inapreciable, en este caso, de que, aun siendo ambos británicos, no es lo mismo ser inglés, que ser escocés… por ejemplo, y no sería la única diferencias; la vida de Scott, no es ni aventurera, ni arriesgada, ni difícil, casi podríamos decir que tampoco romántica. Sin embargo, su nobleza de espíritu, su sentido de la libertad personal; su no sometemiento a credos o partidos y, sobre todo, su amor a la literatura, hacen de él una figura atractiva dentro de la corriente en la que, teóricamente, se le clasifica; otra forma de romanticismo, tal vez...

Sir Walter Scott, 15.8.1771-21.9.1832– Fue abogado, juez y administrador legal de profesión, además de Clerk of Session y Sheriff-Depute of Selkirkshire. Secretario de Sesión y Sheriff-Diputado de Selkirkshire, además de miembro distinguido del grupo Tory –conservador, de Edimburgo. Escribió historia, novela histórica, drama y poesía. 

Fue el noveno hijo del Procurador Walter Scott, y de Anne Rutherford, aunque seis de ellos murieron siendo muy pequeños. Él mismo fue afectado por la poliomielitis en 1773, que dejó su marca en la forma de caminar y acaso de vivir, del autor. 

Para intentar su recuperación fue enviado a la granja de sus abuelos paternos en Sandyknowe, en la frontera, y cerca de los restos de la torre de Smailholm, donde su tía Jenny le enseñó a leer y le inculcó ciertos modelos de discurso enseñándole, igualmente muchos de los cuentos y leyendas que después tendrían reflejo en su obra.

Sandyknowes, a la sombra de la Smailholm Tower, donde Scott descubrió el mundo de los cuentos y costumbres de las fronteras escocesas-Scottish Borders.

En enero de 1775 volvió a Edimburgo, pero ese mismo verano fue, también con su tía Jenny, a recibir un tratamiento de aguas en Bath, en Inglaterra, y aún en el invierno del 76 volvió a Sandyknowe, para someterse a otra cura de aguas. 

En 1778, llegaba de nuevo en Edimburgo para seguir su formación y en octubre del año siguiente ingresó en la Royal High School. Allí, siguiendo su costumbre de caminar mucho, exploró, paso a paso, la ciudad y el campo en los alrededores. 

Solía leer muchos libros de tipo caballeresco, poesía y libros de historia y de viajes, aunque también recibía clases de aritmética y redacción, y aprendió atentamente la historia de la Iglesia de Escocia, desde el punto de vista de los Covenanters; presbiterianos escoceses. Precisamente los reformados de Escocia habían creado esta especie de alianza, en 1558 a raíz del intento de invasión por parte de Felipe II, con el envío de la Gran Armada.

Al terminar la escuela volvió a pasar seis meses con su tía Jenny en Kelso, un lugar próximo a la frontera, donde también asistió a la escuela de gramática local, aunque el dato de más trascendencia, es que allí conoció a James y John Ballantyne, que terminaron formando parte de su historia, al convertirse en sus socios comerciales e impresores de sus libros.

A los doce años, en 1783, empezó a estudiar autores clásicos, ya en la Universidad de Edimburgo, que abandonó a los quince, para trabajar como aprendiz en la oficina de su padre, para convertirse, con la práctica, en Writer to the Signet; una asociación de abogados escoceses.

Durante los años de universidad, también se hizo amigo de Adán Ferguson, hijo del profesor del mismo nombre que tenía un salón literario, en el que conoció al poeta ciego Thomas Blacklock, que no sólo le prestó muchos libros, sino que, además, le presentó al célebre James Macpherson, autor del famoso ciclo de poemas de Ossian
• • •

Carta de Thomas Blacklock a Robert Burns

En esta carta, el Dr. Thomas Blacklock, el clérigo poeta ciego que vivía en Edimburgo, elogia la recién publicada edición de Kilmarnock de las obras de Burns. Garcias a ello, Burns decidió en el verano 1786 abandonar sus planes de emigrar a Jamaica y en cambio se fue a Edimburgo. Más tarde escribiría al Dr. John Moore, "la carta de Blacklock de septiembre de 1786 encendió tanto mi pasión que me fui a Edimburgo sin tener un solo conocido en la ciudad". La respuesta de Burns a este poema comenzaba, "...!su carta me hizo sentirme tan orgulloso!" El manuscrito fue puesto a disposición del biógrafo de Burns, James Currie y constituye la única evidencia de una amistad de importancia crucial para establecer la reputación poética de Burns.

Blacklock, Thomas, 1721-1791; Burns, Robert, 1759-1796; Correspondencia

Robert Burns, de Alexander Nasmyth. Scottish National Portrait Gallery

Se cuenta que cuando tenía 15 años, Scott vio al poeta escocés Robert Burns en los salones de Ferguson. El poeta hablaba de una ilustración del poema The Justice of the Peace, y preguntó si alguien sabía de quién era el poema. Sólo Scott supo contestar que era de John Langhorne (1735-1779). Burns le felicitó y Scott no lo olvidó nunca.

James Macpherson, by George Romney. NPG

• • •

Las tradiciones orales de las Scottish Borders-fronteras escocesas siempre fascinaron a Scott, que se convirtió en un coleccionista casi obsesivo, escuchando a los narradores locales mientras tomaba notas con un método secreto, sin que ellos se apercibieran, ya que no creían que su historias sirvieran par ser escritas y, menos aún, para circular impresas.

A los 25 años empezó a escribir con proyectos definidos; tradujo obras del alemán, como las baladas de Gottfried August Bürger (1747-94), quien a su vez publicaba traducciones de poesía inglesa, Pero su trabajo más importante en este sentido fue el realizado con Los maravillosos viajes por tierra y por mar, guerra y divertidas aventuras del barón de Münchhausen de Rudolf Erich Raspe, que exageró hasta el infinito, personalizando las características del personaje hasta convertirlo en un icono.

Publicó después una serie de baladas en tres volúmenes, en las que cantaba lo que había escuchado desde pequeño: Poesía de la frontera escocesa - The Minstrelsy of the Scottish Border

Una copia del Minstrelsy de Scott en el Museo Nacional de Escocia

Se le describió en 1820 como alto y bien formado, aunque un tobillo y un pie le hacían caminar con dificultad. Ni gordo ni delgado; la frente muy alta, la nariz corta; el labio superior largo y la cara más bien redonda. La tez fresca y clara; ojos muy azules, astutos y penetrantes y el pelo, entonces blanco. Aunque caminaba mucho, cabalgando se sentía más libre. No queriendo considerar una carrera militar, se alistó como voluntario en el Primer Lothian and Border Yeomanry-Yeomanry de la Frontera. 

En un viaje al Distrito de los Lagos con antiguos compañeros universitarios, conoció a Charlotte Genevieve Charpentier, con la que se casó tres semanas después, justo el día de Nochebuena de 1797. Tuvieron cinco hijos, de los cuales cuatro vivían cuando Scott falleció. 

En sus primeros tiempos de matrimonio, pudo vivir holgadamente con sus ingresos como abogado; su salario como sheriff-depute; los fondos de su esposa; lo poco que percibía por la venta de sus libros y las rentas de una pequeña propiedad de su padre.

Tras el nacimiento de su tercer hijo, en 1801, la familia se instaló en una casa de tres pisos, construida para ellos en Edimburgo, donde residieron hasta 1826.

Desde 1798 pasaba los veranos en una cabaña en Lasswade, donde recibía invitados, entre ellos, algunos escritores ya consagrados. Al parecer fue allí y entonces, cuando empezó su verdadera carrera como autor y donde en 1804 alquiló una antigua casa con torre, en Ashestiel, cerca de Selkirk.

Al igual que su padre, fue masón, en la misma logia a la que aquel había pertenecido, aunque se unió a ella tras el fallecimiento de este.

En 1796, su amigo James Ballantyne fundó una imprenta en Kelso, en la frontera escocesa. Con él publicó Scott sus primeras obras, como Glenfinlas y La víspera de San Juan, que muy pronto atrajeron la atención pública. En 1805, The Lay of the Last Minstrel-Endechas del último Trovador, obtuvo un éxito espectacular con el que su carrera quedó definitivamente asentada.

         The way was long, the wind was cold,
         The Minstrel was infirm and old;

                El camino era largo, el viento era frío,
               El juglar estaba enfermo y viejo;
               Su mejilla marchita, y sus trenzas grises,
               Parecía haber conocido tiempos mejores;
               El arpa, era la única alegría que le quedaba,
… … …
              Era el último de los Bardos.

Scott con perro. 1808. John Horsburgh d'après Henry Raeburn

Publicó muchos otros poemas durante los siguientes diez años, incluyendo la popular The Lady of the Lake-La Dama del Lago, impreso en 1810 y ambientado en los Trossachs. 

Fragmentos de la traducción alemana de esta obra fueron puestos en música por Franz Schubert y una de sus canciones, "Ellens dritter Gesang", es la que conocemos como el Ave María, de Schubert.


Asimismo, el opus 108 de Beethoven, Veinticinco Canciones Escocesas, incluye 3 canciones populares, cuyas letras son de Walter Scott.

Marmion, publicado en 1808, contiene versos que se hicieron proverbiales. 


En 1809 Scott convenció a  los hermanos Ballantyne para que trasladaran su imprenta –de la que ya era socio– a Edimburgo-. Como político conservador, contribuyó a fundar el Tory Quarterly Review, una revista a la que hizo varias contribuciones económicas, aunque también  contribuyó con la Edinburgh Review, que defendía las opciones Whig.

En 1813 se le ofreció a Scott la distinción de Poeta Laureado, que rechazó porque no estaba conforme con anteriores laureados. Habló de ello con el duque de Buccleuch, que le aconsejó que conservara su independencia literaria. La distinción se ofreció entonces a Robert Southey, un amigo de Scott, también poeta romántico, de Bristol, que en ocasiones firmaba como Don Manuel Álvarez Espriella, para simular la visión de un extranjero. 

Aunque ya había alcanzado fama con la poesía, Scott prefirió seguir investigando tradiciones orales de las fronteras escocesas. De forma muy innovadora, pero con seudónimo, publicó su primera novela en 1745, titulada Waverley, sobre el levantamiento jacobita –el movimiento que pretendía restaurar en los tronos de Inglaterra y Escocia a los Stuart/Estuardo-, cuyo protagonista, Edward Waverley, era una especie de don Quijote, gran lector de romances, y representaba la imagen de un tío suyo, que como él y su padre, era Tory, pero que finalmente, se pasó a la causa de los Hannover, casándose con una muchacha respetable, en lugar de vivir como un rebelde, por lo que su anterior prometida terminaba su vida en un convento francés.

Durante los cinco años siguientes, creó nuevas historias que firmaba con nombres fingidos para que no afectaran a su celebridad como poeta, a pesar de lo cual, parece ser que su identidad era suficientemente conocida, aunque oficialmente la mantuvo en secreto, se cree que por temor a que su padre desaprobara su afición novelística, su seudónimo más conocido el de The Wizard of the North / El Mago del Norte.

En 1815 recibió el honor de ser invitado por el entonces príncipe regente, que después se convertiría en Georges IV de Hannover, que mostró gran interés por conocer al autor de Waverley.

Sir Walter Scott,  pintado por Sir William Allan

La serie publicada en 1819, Tales of my Landlord / Historias de mi Posadero, se considera como una especie de continuación de las novelas de Waverley, cuya intención era dar a conocer la vida regional escocesa. Entre estos relatos destaca The Bride of Lammermoor – La Novia de Lamermoor, basada, según parece, en hechos reales, ocurridos 150 años antes en las colinas de Lammermuiren y más dramáticos que los sufridos por los amantes de Verona.

Eugène Delacroix autorretratado como el atribulado novio Edgar Ravenswood, 
en Lammermoor de Scott. 1821. Louvre

Edgar y Lucie en el pozo de Mermaiden. Charles Robert Leslie (1886)
Lucie, la Novia de Lammermoor lleva un Kilt escocés

Entre los Tales of my Landlord, se incluye la famosa novela Old Mortality – Eterna Mortalidad, ambientada en 1679-89 sobre la brutal campaña anti-Covenant, del vizconde Tory al que Scott llama Bonnie Dundee

Los Covenanters apoyaron la Restauración de Carlos II –Estuardo-, ante la promesa de este de que apoyaría a los presbiterianos. Pero Carlos II no sólo adoptó el culto episcopaliano, sino que estableció drásticos castigos para los presbiterianos, destituyendo a 270 ministros que se negaron a jurarle lealtad. 

La experiencia de Scott como abogado le proporcionó diversas perspectivas muy documentadas ya que la novela se desarrolla antes de la implantación del Act of Union - Acta de Unión, de 1707, y refleja el sempiterno enfrentamiento entre la monarquía absoluta, en este caso, de los Stuart, y la jurisdicción de los tribunales, con el derecho de Habeas Corpus, aprobado por el Parlamento Inglés, en 1679, en evitación de arrestos arbitrarios.

Precisamente, una referencia al Habeas Corpus subyace en la siguiente novela de Scott, Ivanhoe, ambientada en la época de la creación de la Carta Magna de derechos, arrancada literalmente a Juan Sin Tierra, que los políticos conservadores, como Walter Scott consideraban como un derecho arraigado en la costumbre y un claro precedente de la legislación británica.

Ivanhoe se desarrolla en el siglo XII y en la leyenda de Robin Hood y describe la cruel tiranía de los señores normandos sobre los empobrecidos sajones representados por Rowena y Locksley –el Robin Hood de Scott-. Cuando ambos son encarcelados por un barón normando, Scott escribe:

Es doloroso pensar que esos valerosos barones, a cuya posición contra la corona debían su existencia las libertades de Inglaterra, se convirtiesen, ellos mismos, en terribles opresores, capaces de excesos contrarios no sólo a las leyes de Inglaterra, sino a las de la naturaleza y la humanidad. Pero, por desgracia ... la ficción difícilmente puede alcanzar la oscura realidad de los horrores de la época. (Capítulo 24.33)

Scott era un nostálgico de la época de la Carta Magna, aunque la cambia de marco temporal e histórico. La realidad es que Ivanhoe apareció cuando el Parlamento inglés, temeroso del ejemplo francés, había aprobado la suspensión del derecho de Habeas Corpus, lo que no dice nada bueno en favor de ningún gobierno, y que además, fue acompañada de otras medidas extremadamente represivas.

En Ivanhoe también resulta destacable la actitud tolerante de Scott en el terreno religioso, ya que su protagonista judía, Rebecca, si bien no puede casarse con Ivanhoe, tampoco es obligada a abandonar su religión. En aquel momento se trataba de la Emancipation of the Jews in England - Emancipación de los Judíos en Inglaterra, hasta entonces, despojados de derechos civiles.

La creciente fama de Scott como intérprete ecuánime, de la historia, impresionó positivamente al Príncipe Regente, futuro George IV, quien le dio permiso para investigar sobre el paradero de las Joyas de la Corona -Crown Jewels; Honours of Scotland-, que durante el Protectorado había sido escondidas, pero que, sin embargo, se usaron en la Coronación de Carlos II.

Posteriormente, se guardaron en el castillo de Edimburgo, en una gran caja cerrada con varias llaves, que no se había abierto en cien años, lo que dio lugar a habladurías sobre su desaparición, o quizás, su sustracción. Scott, ayudado por algunos militares, las encontró en las bodegas del Castillo de Edimburgo, por lo que el regente, agradecido, le concedió el título de baronet, añadiendo el “Sir” a su nombre, en marzo de 1820.

Cuando George IV fue coronado, el Consejo Municipal de Edimburgo pidió a Scott, por sugerencia del propio monarca, que organizara su visita a Escocia.

Scott ideó un gran espectáculo, con el que se proponía impresionar al rey y a la vez, suavizar las diferencias que mantenía desestabilizada la sociedad escocesa. Jorge apareció en público vestido con tartán, siendo recibido por la mayoría llevando la misma prenda, proscrita desde de la rebelión de 1745 contra los ingleses. A partir de entonces se convirtió definitivamente en un símbolo de la identidad escocesa.

Georg IV in kilt during his visit to Scotland, by David Wilkie. Royal Collection

• • •

En 1825, la crisis bancaria en el Reino Unido, resultó la ruina para la imprenta Ballantyne, de la que Scott era entonces el único accionista, pero levantó la deuda hipotecando sus bienes personales, tras rechazar las ayudas ofrecidas por admiradores, en incluso por el rey, y siguió escribiendo sin descanso, lo que dice mucho de su deseo de mantener una independencia de criterio. Escribió entonces una biografía de Napoleón.

En 1827 Scott reconoció finalmente que era el autor de las novelas de Waverley

Hacia 1831 su salud decaía, pero aun así emprendió un viaje por Europa, siendo muy bien acogido en todos los lugares que visitaba. Volvió a Escocia en el otoño de 1832, justo durante una epidemia de tifus, que contrajo, y que le causó la muerte. 

Al fallecer aún no había saldado su deuda, pero sus libros se seguían vendiendo y las cargas sobre sus bienes quedaron saldadas muy pronto, conformando un notable patrimonio que heredó su hijo, llamado como él.

• • •

W. Scott con su gato Hinks, de John Watson Gordon 

Scott se reunió un día con el arzobispo de Toronto, Naples y le dijo: -Debe perdonar mi pasión por los gatos, pero nunca los excluyo de mi comedor y verá que son una excelente compañía. 

Entre el primer y el segundo plato, se abrió la puerta y entraron varios grandes gatos de angora: Pantalone, Desdémona y Othello. Se sentaron en la sillas cerca de las mesas y permanecieron tan silenciosos, inmóviles y educados como la mesa más bonita de Londres. 
Relato de Lady Morgan

Los gatos son misteriosos –decía Scott-, pasa más por su mente de lo que nunca podríamos imaginarnos

• • •

Scott fue enterrado en la Abadía de Dryburgh, donde estaban depositados los restos de su esposa

• • •


miércoles, 8 de noviembre de 2017

Romanticismo y Románticos –IV– ESPRONCEDA


Byron, Hugo, Espronceda
Scott, Chateaubriand, Zorrilla

A la patria. Elegía

            ¡La nación cuyo imperio se extendía
            del Ocaso al Oriente!
            Lágrimas viertes, infeliz ahora,
            soberana del mundo,
            ¡y nadie de tu faz encantadora
            borra el dolor profundo!
           Oscuridad y luto tenebroso
            en ti vertió la muerte,
            y en su furor el déspota sañoso
            se complació en tu suerte.

El entorno histórico–cronológico de la breve existencia de este poeta, parece requerir, al menos, una descripción ordenada, por breve que sea, ya que resulta difícil mostrar, de otra manera, cómo los numerosos y confusos movimientos que se produjeron en el reino entre 1808 y 1842, pudieron influir en su personalidad, tan evidentemente marcada por su actitud con respecto a los mismos.

Espronceda nació el 25 de marzo en 1808 –razón por la cual, el futuro poeta llevará entre sus nombres el de Encarnación-. El evento se produjo en Almendralejo, donde, en aquel momento se hallaba destinado su padre, Camilo, sargento mayor de Caballería, de campaña en Badajoz. Dos días antes había tenido lugar el Motín de Aranjuez.

Sabemos muchas cosas –nunca todo lo que quisiéramos-, de lo ocurrido entre su fecha de nacimiento y 1820,el año del Levantamiento de Riego y de la inauguración del Museo del Prado, pero nada de este niño recién nacido, hasta que, a los 12 años llega a Madrid, con su familia.

Cuando nació Espronceda, el general Murat, se iba haciendo dueño de la situación en España, mientras que Napoleón, sirviéndose de sencillos trucos, se las arreglaba para reunir a la familia real en Bayona: Carlos IV, su esposa María Luisa y el monarca efectivo, el hijo de ambos, Fernando VII, que había arrebatado la corona a su padre. 

Tanto Carlos IV, como Fernando VII de Borbón, fueron cayendo en un engaño tras otro. Napoleón, primero los atrajo a territorio francés, a base de promesas, retrasos y excusas bien estudiadas. Una vez allí, cuando quiso, obligó a Fernando a devolver la Corona a su padre, y este obedeció, sin saber –padre e hijo no se veían ni se hablaban–, que poco antes, Napoleón ya había obtenido la renuncia de Carlos IV a su favor. Una vez logrado esto, el corso se la entregó a su hermano José, que así, a los 40 años se vio proclamado Rey de España, como José I, en Bayona.

Tras la reacción del Principado de Asturias que declaró la guerra a Francia; tuvo lugar el primer sitio de Zaragoza y se produjo la primera derrota francesa en Bailén –Jaén–, por mano del General Castaños.

Madrid había quedado descabezada como capital política y administrativa tras la desaparición de la Corte, por lo que se creó la Junta Suprema Central, presidida por el conde de Floridablanca, en Aranjuez.

Floridablanca, de Goya (Banco de España). 
El joven Goya presenta una pintura al conde que trabaja sobre planos, por lo que tiene unas lentes en la mano.

Siguiendo el ejemplo, se fueron creando sucesivas Juntas, que trataron de coordinar la acción en las diversas Provincias. Aún dentro del mismo año, 1808, las tropas napoleónicas obtuvieron una victoria en Somosierra, tras la cual, entraron en Madrid, y tomaron posesión de la capital, donde, poco después llegaría, José I –enviado por Napoleón–, portando una nueva Constitución basada en la Declaración de Derechos, que ya había sido implantada en Francia. En función de la misma, una de las primeras medidas tomadas fue la Supresión de la Inquisición.

En 1809 La Junta de Zaragoza capitula ante el ejército francés tras varios meses de asedio y más de cincuenta mil muertos. Los franceses serán derrotados en Uclés, Cuenca, y en la batalla de Talavera, pero resultarán victoriosos en Ocaña, en las proximidades de Toledo, y también en Gerona, que se rindió después de siete meses de asedio. Sólo Cádiz quedaba libre de la invasión y allí se reunieron liberales y reformistas, unos y otros, opuestos a la entrada del ejército francés.

La España más pro Fernando VII, o más absolutista, por su parte, firmó un Tratado de Amistad con Inglaterra, que envió al famoso Duque de Wellington, como asesor militar.

En 1810, después de tomar Jaén, Córdoba, Sevilla y Granada, los franceses entraron también, en Málaga y poco después, en Ciudad Rodrigo –Salamanca-.

Entre tanto, en Cádiz, ciudad libre, se reunieron la mayor parte de los representantes de las Juntas, con el objeto de conformar unas Cortes Constitucionales, mientras Napoleón se anexionaba los territorios peninsulares al norte del Ebro.

En 1811 Rosa Aguado, “Rosita, amante del general francés Kellermann -para entonces, 76 años y gobernador militar de Valladolid-, es descubierta y encarcelada por actuar como espía, informando a Wellington de cuanto el francés trataba en su presencia.

Aquel año, por acuerdo de las Cortes reunidas en Cádiz, quedaron anulados todos los títulos que conllevaban señorío, suprimiendo asimismo, el vasallaje, y el recurso al “tormento” en los procesos judiciales.

Goya aceptó la entronización y juró fidelidad a José I, recibiendo la recién creada Orden Real de España, y en Asturias, falleció Gaspar Melchor de Jovellanos, una de las personalidades más reconocidas de la Ilustración.

Jovellanos, de Goya. Prado

1812 Tras varias jornadas de bombardeo continuo, Valencia se vio obligada a capitular ante el General Suchet, pero casi simultáneamente, las fuerzas anglo-portuguesas, asediaron al ejército francés en Badajoz, donde Wellington vencería finalmente, así como en Ciudad Rodrigo y Arapiles, en Salamanca.

Edición original de la Constitución de 1812

El 19 de marzo, fue proclamada la celebérrima Constitución conocida como La Pepa, por las Cortes de Cádiz, que asimismo creaban el Tribunal Superior de Justicia, y suprimían la Censura Previa de Imprenta.

En 1813 aquellas Cortes de Cádiz abolieron la Inquisición, no sólo en España, sino también en América, quedando taxativamente prohibida la tortura, tanto para reos como para testigos.

José I se vio obligado en principio, a retirarse a Valencia, para abandonar finalmente España y volver a Francia, al igual que las fuerzas francesas de ocupación –La Grande Armée-, tras su capitulación en Pamplona, habiendo sufrido unas 300.000 bajas. En Vitoria, el convoy en el que viajaba el ex monarca fue alcanzado por las tropas aliadas. Su reinado, pues, se extendió desde el 6 de junio de 1808, hasta el 11 de diciembre de 1813.

Por el Tratado de Valençay, donde para entonces se encontraba Fernando VII, Napoleón le devolvió la Corona de España por la que tanto había sacrificado el de Borbón.

En 1814 Espronceda cumplía 6 años.

Asimismo, por el Tratado de Fontainebleau, Napoleón renunció legalmente a la corona española, pasando está de nuevo a la cabeza de Fernando VII, que volvió como rey, una vez terminada la guerra, procediendo a derogar la Constitución, a perseguir a liberales, verdaderos o sospechosos, y a reinstaurar el absolutismo, traicionando, en suma, cuanto había jurado francamente, para recuperar el poder, habiendo subvertido previamente, como sabemos, el mismísimo orden dinástico, al forzar a su padre a entregarle la Corona. Apenas tardó en reinstaurar la Inquisición y la censura previa, todo lo cual dio lugar a una división radical entre liberales y absolutistas, estos últimos, conocidos popularmente como serviles.

Cuando Goya creaba su inmortal pintura titulada Los fusilamientos del 3 de mayo, nacía en Reus –Tarragona-, el que se convertiría en el célebre y desgraciado militar y político Juan Prim.

1815. Espronceda cumple 7 años

Fernando VII restableció también los antiguos gremios y señoríos territoriales; provocó el exilio de los liberales que pudieron escapar a su venganza, y terminó prohibiendo todos los periódicos, excepto La Gaceta y el Diario de Madrid, que quedaban como órganos oficiales del gobierno.

A la vista de los desmanes y contrasentidos llevados a cabo por un monarca que había jurado la Constitución con evidente falsedad, el navarro Francisco Espoz y Mina intentó restaurar la vigencia del texto Constitucional, sin lograrlo.

Espoz y Mina, retrato de Goya

Se produjo asimismo, el llamado Pronunciamiento de Juan Díaz Porlier, con el mismo intento, pero, tras ser detenido a causa de una delación, fue condenado y ejecutado en la horca.

Díaz Porlier. La Ilustración Gallega y Asturiana

Todas estas circunstancias, serían sabiamente aprovechadas por la Inglaterra, hasta entonces, aliada de Fernando VII, que puso en marcha algo que soñaba desde siglos atrás; un bloqueo masivo del tráfico marítimo entre España y América por mar, favoreciendo con ello los diversos movimientos independentistas en los territorios coloniales españoles, no en pro de su libertad, sin duda, sino con el evidente objetivo de proteger y favorecer sus propios intereses mercantiles en el llamado Nuevo Continente.

1816 Espronceda tiene 8 años

Fernando VII se casa con su sobrina María Isabel de Braganza, Infanta de Portugal.
Isabel de Braganza, de V. López Portaña. Pinacoteca do Estado de São Paulo

En 1817 cuando Espronceda cumplía los 9 años, nacía, en Valladolid el que sería también célebre poeta romántico, José Zorrilla, en el que se centrará, por así decirlo, la gran pintura de Esquivel, los Poetas Contemporáneos, de 1846, en la cual, Espronceda, fallecido cuatro años antes, ya no aparecía entre los contertulios, aunque sí, en un destacado y fiel retrato.


El General Lacy, organizó y dirigió todavía una conspiración constitucionalista en Cataluña, pero fue inmediatamente detenido y fusilado.

Luis Lacy y Gautier. Fue fusilado el día 5 de julio de 1817 en los fosos del Castillo de Bellver.  Ilustración (imaginaria) de P. A. Béjar Novella

1818-10 años
Los distintos levantamientos independentistas en países de América, provocan un continuo envío de tropas desde España. Este año se funda el Museo del Prado en Madrid.

1819- 11 años
Se produjo un nuevo movimiento en favor de la Constitución, atrozmente reprimido, en Valencia. Pero lo más trascendente en el ya complejo terreno dinástico, fue el hecho de que se produjera el fallecimiento de la infeliz Isabel de Braganza. Fernando VII, que para entonces tenía 35 años, se casó de nuevo, en este caso, con María Josefa Amalia de Sajonia, que apenas había cumplido 16 y que tenía una personalidad infantil, seguramente, como resultado de una formación muy incompleta, sobre todo, en lo relativo al matrimonio al que se vio abocada.
Josefa Amalia de Sajonia. De F. Lacoma y Fontanet. Prado

Finalmente, moría, en su exilio romano, María Luisa de Parma, madre de Fernando VII y esposa de Carlos IV, quien la siguió sólo dos semanas después.

La familia de Espronceda se dirige entonces a Madrid.

1820-12
…muchacho listo y travieso, terror de la vecindad y calentura perpetua de su madre.

Sin darme cuenta de ello, consideré a aquel niño franco, gentil, simpático, de entendimiento claro, de temperamento sanguíneo y a la violencia propenso, ágil, de ánimo audaz, hasta frisar en lo temerario: alegre y más dispuesto a los ejercicios del cuerpo que al sedentario estudio, como una criatura excepcional
Espronceda, definido por Patricio de la Escosura.

Ya con 12 años, Espronceda obtuvo una plaza en la Academia de Artillería de Segovia, solicitada por su padre, pero no llegó a ingresar como alumno.

Aquel año se produjo el Levantamiento de Rafael de Riego, al mando de unas tropas cuyo destino era desplazarse a América. Fernando VII se vio obligado a jurar de nuevo la Constitución del 12 y el envío de tropas a América fue suspendido. Empezaba el llamado Trienio Liberal.

Rafael de Riego. Autor desconocido

Se inauguraba, finalmente, el Museo de pintura del Prado de Madrid, con fondos procedentes de las colecciones reales.

Restablecida la Constitución de 1812, quedaba de nuevo abolido el mayorazgo, así como los privilegios de clase, a la vez que se creaba la obligación de pagar impuestos para la Iglesia y la nobleza. Se produjo asimismo, una “tímida” reforma agraria y un amago de desamortización.

1821-13 años

Espronceda estudia en el Colegio de San Mateo de Madrid, teniendo como profesores, entre otros, a Alberto Lista y a Hermosilla, que en 1831 publicó una traducción en verso de la Ilíada de Homero y es considerado como uno de los primeros helenistas de España.

En el discurso de apertura de las Cortes, Fernando VII acusó públicamente al gobierno, cuyos componentes se apresuraron a presentar su dimisión, sólo para ser informados de que ya habían sido destituidos.

El periódico oficial del Gobierno pasó a llamarse Gaceta de Madrid.

Finalmente, se produjo la Independencia de México y Costa Rica. Y, aunque ya se encontraba en el exilio definitivo, en la isla de Santa Elena, en medio de ninguna parte, parece importante destacar que este mismo año murió Napoleón y que el año siguiente, Grecia proclamaba su Independencia.

1823-15
Espronceda se integró en la sociedad secreta, Los Numantinos, ligada ideológicamente a la Academia del Mirto, fundada en abril de aquel año y que tuvo como presidente a José Antonio Cavanilles. Su posición anti absolutista era evidente y Espronceda asumía, a su edad, el riesgo político que conllevaba aquella toma de posición, con respecto al monarca. 

Entre tanto, por inspiración de Alejandro I de Rusia, con el apoyo de Austria y Rusia, como grandes potencias, crearon la llamada “Santa Alianza” que bajo los proclamados principios de justicia, de caridad y de paz, pero sobre todo, para defender el Absolutismo, se autoadjudicaron el "derecho de intervención", por el que como tales potencias lucharían contra cualquier liberalismo, en cualquier país europeo, siendo uno de sus principales planes, el de enviar tropas contra los liberales de España y reponer a Fernando VII, como rey absoluto, en este año, 1823. 

Gran Bretaña y su gobierno se opusieron cuando se autorizó en Verona la intervención para reponer al siempre vacilante Borbón, tanto en España, como en sus colonias de América, con las que Gran Bretaña mantenía un activo y lucrativo comercio, ya que temía que los aliados se convirtieran en los competidores que hasta entonces no habían podido ser.

Así, a pesar de su negativa, la Santa Alianza, en el Congreso de Verona encargó a Francia la reinstauración de la monarquía absoluta en España, reclamada por Fernando VII y sus fieles. En consecuencia, aparecieron por todas partes los llamados Cien mil hijos de San Luis -60.000 franceses y 40.000 españoles-, al mando del duque de Angulema, que debían recuperar, y así lo hicieron, el poder absoluto para aquel monarca tan francamente constitucional, Fernando VII.

Las Cortes y el Gobierno se trasladaron a Sevilla y Rafael de Riego, que había encabezado el levantamiento liberal de 1820, y que había sido el máximo representante de los derechos civiles, fue ahorcado de la forma más vergonzosa posible, en Madrid, en la Plaza de la Cebada

Empezaba la llamada Década Ominosa, durante la cual se llevó a cabo una exhaustiva y brutal represión contra el liberalismo.

1824-16
Mendizábal se exilia en Londres. Se establece pena de muerte para quien vitoree la Constitución y se prohíbe la masonería y cualquier otra sociedad secreta.

Espronceda reemplaza como presidente de la sociedad Los Numantinos, explícitamente anti-Fernandina, a Patricio de la Escosura. Pero, al parecer, por delación de uno de los miembros de la sociedad, los dirigentes de la misma fueron procesados y condenados; entre ellos, el propio Espronceda, que sufría así su primer destierro, si bien, se redujo a una estancia de tres meses en un convento de Guadalajara, donde su padre había sido destinado.

P. de la Escosura en el cuadro de Esquivel, Los Poetas...

La Santa Alianza, nunca alcanzó un acuerdo definitivo sobre la intervención en Grecia, donde este año moría, a los 36, tras haber luchado junto a los griegos por su independencia, el gran poeta inglés, romántico por excelencia, Lord Byron

1825-17
Ante la realidad de que, después de tres matrimonios, Fernando VII siguiera sin tener descendencia, se produjo un levantamiento armado, al mando del general Bessières, en Brihuega –Guadalajara-, a favor de Carlos María Isidro, hermano del rey y pretendiente a su Corona.

Entre tanto, en Francia, la monarquía absoluta de Carlos X, aprobó polémicas leyes, destinadas a indemnizar a todos aquellos nobles cuyas tierras habían sido expropiadas durante la Revolución, e implantó la denominada Ley Anti-Sacrilegio, que convertía en delito penal cualquier ofensa hecha a la Iglesia Católica, pero que, en realidad fue un instrumento de venganza política contra muchos políticos liberales.

...Llevado de mis instintos de ver mundo, había dejado mi casa sin dar cuenta a nadie y contaba apenas diecisiete años. Espronceda

1826-18
Se llevó a cabo en Valencia el que, afortunadamente, sería el último Auto de Fe en España y se expurgaron librerías y bibliotecas para requisar y destruir toda publicación que pudiera ser o parecer, liberal o progresista.

1827-19
Espronceda decide entonces abandonar España, llegando a Lisboa en julio, desde Gibraltar. En agosto, expulsado por las autoridades portuguesas, se fue a Londres. De acuerdo con la biografías más documentadas, Espronceda había conocido a su amante Teresa Mancha en Portugal, cuando ella iba a visitar a su padre, el coronel Epifanio Mancha, preso en un castillo en Lisboa. Algunos creen que el viaje de Espronceda a Londres, se debió al deseo de encontrarse allí con ella, lo cual tampoco es imposible, aunque ella llegara allí tres o cuatro meses después. Precisamente, a finales de aquel año, el poeta escribía: La entrada del invierno en Londres.

En Cataluña se produjeron algunos movimientos Carlistas.

En 1828 Espronceda ya tiene 20 años, cuando fallece en Burdeos –Francia-, a los 82 años, el mundialmente reconocido genio de la pintura, Francisco de Goya.

1829-21
En marzo Espronceda viaja desde Londres a París, posiblemente, con el proyecto de dirigirse a España. Tanto en un reino como en otro, era ya considerado como revolucionario liberal, y como una especie de representante de los generales Espoz y Mina y Torrijos, los más destacados dirigentes de la oposición contra Fernando VII. 

Su relación con Teresa Mancha en Londres, era conocida y causaba escándalo entre los emigrados. Conviene recordar que ella estaba casada –aunque lo fuera en contra de su voluntad-, con otro español emigrado, con el que además, tenía un hijo. Es posible que tal situación condicionara la decisión de ambos de instalarse en París, a donde Teresa llegaría unos meses después que él, como hemos adelantado.

...Escribió aquí, junto al Sena, algunas de sus mejores poesías en una casa que todavía existe en la rue de Sainte Anne. Su vida francesa fue decisiva para su obra y para su vida. 
G. Marañón.

A la muerte de Josefa María Amalia de Sajonia, Fernando VII se casa –cuarto intento-, con otra sobrina, María Cristina de Borbón.

María Cristina de Borbón-Dos Sicilias.  (1806–1878) V. López Portaña. Prado

1830-22
En París, Espronceda participa en las barricadas de julio, que tuvieron como consecuencia la entronización de Luis Felipe, como representante del liberalismo financiero. 

Espronceda escribe algunos de sus poemas de tema patriótico, como: 

A la patria.

            Desterrados ¡oh Dios!, de nuestros lares,
            lloremos duelo tanto:
            ¿quién calmará ¡oh España!, tus pesares?,
            ¿quién secará tu llanto?

Desde París, en contacto con los liberales partidarios de Torrijos, Espronceda forma parte en la expedición de éste, bajo el mando de Joaquín de Pablo, conocido como Chapalangarra  –que había luchado contra el ejército napoleónico, a las órdenes de Espoz y Mina–, entrando a España con una reducida tropa, el 17 de octubre de 1830. Su actuación, fue reconocida como heroica, al producirse con tan poca gente, y a pesar de su trágico desenlace, con la derrota de Chapalangarra y su inmediato fusilamiento. Espronceda volvió a Francia con los supervivientes.

Joaquín de Pablo y Antón, 1784–1830
Chapalangarra / Txapalangarra

A la muerte de don Joaquín de Pablo (Chapalangarra)

         Desde la elevada cumbre
         Do el gran Pirene levanta
         Término y muro soberbio
         Que cerca y defiende a España,
         Un joven proscrito de ella
         Tristes lágrimas derrama,
         Y acaso tiende la vista
         Por ver desde allí su patria,
         Desde allí do a su despecho,
         Llorando deja las armas
         Con que del Sena al Pirene
         Se lanzó por libertarla;…

Entre tanto, nacía finalmente en Madrid, del matrimonio de Fernando VII con María Cristina, una heredera, que sería reina de España, como Isabel II. 

Para que alcance el trono, Fernando VII derogará la Ley Sálica –no sin crear diversas confusiones a causa de sus acostumbrados cambios de actitud-, por medio de la conocida como Pragmática Sanción, que permitía acceder al trono a las mujeres, no habiendo hijos varones.

Carlos X de Francia publicaba las Ordenanzas de Saint Cloud, suprimiendo la libertad de prensa. Posteriormente abdicó en favor de su hijo, Luis XIX, y este, a su vez, en su sobrino Enrique V. Ninguno de ellos llegó a reinar, dando paso a Luis Felipe de Orléans, que fue coronado tras su proclamación. Para entonces, sus antecesores se habían exiliado a Inglaterra.

1831-23
En octubre, Espronceda se instala en París con Teresa Mancha y compone más odas de carácter patriótico, como la dedicada A la muerte de D. Joaquín de Pablo y la tragedia titulada Blanca de Borbón.

Ese año, a la edad de 26 años, era ejecutada por garrote vil, -pena reinstaurada- la granadina Mariana Pineda, a causa de su oposición al absolutismo.

Para terminar el año, el 11 de diciembre se producía, en la playa de Málaga, el fusilamiento del General Torrijos y sus compañeros, trágico evento que el genial pintor Gisbert, inmortalizó posteriormente, y que se encuentra en el Museo del Prado.

Fusilamiento de Torrijos en la playa de San Andrés, Málaga.
Antonio Gisbert Pérez, 1888. Museo del Prado.

A la muerte de Torrijos y sus compañeros» (Soneto)

            Helos allí: junto a la mar bravía
            cadáveres están, ¡ay!, los que fueron
            honra del libre, y con su muerte dieron
            almas al cielo, a España nombradía.

            Ansia de patria y libertad henchía
            sus nobles pechos que jamás temieron,
            y las costas de Málaga los vieron
            cual sol de gloria en desdichado día.

            Españoles, llorad; mas vuestro llanto
            lágrimas de dolor y sangre sean,
            sangre que ahogue a siervos y opresores,

            Y los viles tiranos, con espanto,
            siempre delante amenazando vean
            alzarse sus espectros vengadores.

1832-24
El gobierno francés expulsa del país a las familias Bonaparte y Borbón.

1833-25
Espronceda vuelve a España este año, en virtud de la amnistía concedida tras la muerte de Fernando VII –acaecida el 29 de septiembre, a los 49 años-. 

Su padre había muerto unos meses antes, provocando un sentimiento de culpabilidad en la conciencia del poeta, al negarse a perdonarlo. Teresa Mancha se reunió pronto con él y vivieron juntos en la capital, precisamente, cerca de la casa de la madre de Espronceda.

Fue admitido en el cuerpo de Guardias Reales de Corps, pero unos días después, Cea Bermúdez, que no se fiaba de él ni de otros antiguos emigrados, a unos los alejó de la capital, y a otros los incluyó en una lista de sospechosos. Espronceda fue expulsado del ejército por haber leído en un banquete, unos versos que se consideraron subversivos y desterrado a Cuéllar –Segovia- donde empezó la redacción de la novela histórica Sancho Saldaña o El castellano de Cuellar, así como su comedia titulada, Ni el tío ni el sobrino, escrita en colaboración con Ros de Olano, que se estrenó el año siguiente, sin éxito.

Ros de Olano -A quien Espronceda dedicará El Diablo Mundo–, 
en Los Poetas, de Esquivel.

Isabel II fue proclamada reina con sólo 3 años de edad, en tanto que su madre, María Cristina de Borbón, quedaba como regente. 

Para entonces, Carlos Mª Isidro y su familia se habían ido a Portugal, desde donde iniciará la insurrección, en defensa de su sueño de ser coronado como Carlos V, contando con el apoyo de las provincias, entonces más tradicionalistas; Vascongadas, Cataluña y Aragón. 

Empezaría así la Primera Guerra Carlista, entre liberales, partidarios de Isabel II, y conservadores absolutistas, defensores de Carlos de Borbón. Sólo Miguel I rey de Portugal reconoció al pretendiente Carlos Mª Isidro como rey de España.

El reconocidamente cruel general Zumalacárregui se enfrentaba a Francisco Espoz y Mina. Apodado Tío Tomás, o el Lobo de Las Amezcoas, y jefe de los Carlistas, jamás dudó en emplear el terror como arma disuasoria contra los liberales. Es tristemente célebre el llamado Fusilamiento de Heredia, ocasión en que hizo morir a más de cien hombres que ya se habían rendido.

Carlos María Isidro de Borbón

1834-26
Fue un año de gran actividad literaria y política para Espronceda, en el que, además, en mayo, nació Blanca, hija suya y de Teresa, a la que parece que llamó así, porque en aquel momento estaba escribiendo su tragedia  titulada Blanca de Borbón.

El 25 de julio García de Villalta y Espronceda son detenidos, acusados de conspiración bajo un moderadísimo Martínez de la Rosa, y días más tarde obligados a abandonar la corte; Villalta fue enviado a Zaragoza y Espronceda a Badajoz.

Empieza la publicación de El Siglo, entre cuyos redactores figuraba Espronceda. Tras algunos problemas con la censura –siempre durante el gobierno de Martínez de la Rosa–, en marzo, el periódico  fue cerrado, cuando se publicaba el número catorce. Larra comentó el evento en la Revista Española con un irónico artículo titulado El siglo en blanco. Las ideas republicanas de Espronceda empezaban a ser muy conocidas en los círculos políticos.

El Siglo en blanco. 7 de marzo de 1834. Bibl. Nacional

Espronceda se alista como voluntario en la Milicia Urbana, nueva creación de una guardia nacional, en la cual se le da de baja por una ausencia prolongada, que, en realidad, se debió a un encarcelamiento. Después, en septiembre, fue desterrado a Badajoz, castigo que comentará Larra en su Segunda y última carta al Bachiller.

María Cristina, madre y regente de Isabel II, rompe definitivamente con lo que se denominó Antiguo Régimen, comenzando a construirse una sociedad basada en la libertad, con Martínez de la Rosa como Presidente del Consejo de Ministros.

Se disuelve la Real Compañía de Filipinas, interrumpiéndose el tráfico marítimo con Manila.

Decreto por el que se excluye de la sucesión al trono de España al pretendiente carlista y a todos sus familiares, que no impide que él entre clandestinamente en España.

Se suprime definitivamente La Inquisición en España y sus bienes se ponen en venta.

Estatuto Real: Documento constitucional, promovido por Martínez de la Rosa, creando un sistema de dos cámaras: Cámara Alta, con miembros –próceres– pertenecientes a la Nobleza o directamente designados por el rey y Cámara Baja, con procuradores elegidos por sufragio basado en el Censo.

Aquel verano, Espronceda se vio obligado a esconderse en casas de amigos, llevando una vida semiclandestina para escapar a una posible detención.

1835-27
Gravísimo episodio de cólera en Madrid.

Crece notablemente la popularidad de Espronceda.

El banquero Juan Álvarez Mendizábal vuelve a España, a solicitud de la regente, para hacerse cargo de la Hacienda Pública –que aplica la denominada Ley de Desamortización-, y José María Queipo de Llano, conde de Toreno –también retratado en el grupo de Esquivel–, es nombrado Presidente del Consejo de Ministros. Quedaba definitivamente abolida la Santa Hermandad, fundada por los Reyes Católicos.

I Guerra Carlista: Ante el alineamiento de gran parte del clero con la causa carlista, en Barcelona se produce un movimiento anticlerical que desemboca en la destrucción de conventos y una matanza de clérigos, que se repetirá en Zaragoza.

Muere a los 47 años por herida de bala en el sitio de Bilbao, el general Zumalacárregui.

Inglaterra y España acuerdan acabar con el tráfico de esclavos bajo bandera española.

1836-28
Se produce un golpe de Estado militar -Motín de los Sargentos de La Granja-, que obliga a la regente María Cristina a restablecer la Constitución de 1812, aboliendo el Estatuto Real.

Espronceda se separa de Teresa Mancha y, con la nueva ley electoral se presenta como diputado por Almería, al mismo tiempo que Larra lo hace por Ávila. Los resultados fueron anulados.

Con la Desamortización, se hizo patente que los únicos que podían adquirir los bienes en venta eran los nobles y los grandes acaudalados. Además, muchos de estos personajes no pagaban en metálico sino con deuda pública, lo que, además, dio al traste con el proyecto de sanear la Hacienda Pública con aquellas ventas. El no sólo nulo, sino adverso resultado de tal medida, que dentro de la lógica del tiempo, debió ser previsto, enfureció a Espronceda, 

Las Cortes disuelven los Gremios y la Mesta -asociación de ganaderos de Castilla-, con todos sus privilegios frente a la agricultura. 

Se inaugura en Barcelona la primera escuela para niñas.

A los 79 años fallecía el que fue rey de Francia como Carlos X.

1837-29
Espronceda vuelve a presentarse como candidato a diputado por Granada, pero no sale elegido, obteniendo los moderados la mayoría en la Cámara. A partir de entonces, el poeta se centra de lleno en la lucha política en favor de la República.

El día 13 de febrero, se suicida en Madrid, el escritor romántico Mariano José de Larra. Espronceda se encuentra enfermo, lo que le impide asistir al entierro de su amigo.

Mariano José de Larra, de Gutiérrez de la Vega. Museo del Romanticismo. Madrid

Zorrilla –que estaba a punto de cumplir veinte años en aquel momento–, leyó un sentido poema en el funeral de Larra titulado: 

A la memoria desgraciada del joven literato:

            Miró en el tiempo el porvenir vacío,
            vacío ya de ensueños y de gloria,
            y se entregó a ese sueño sin memoria,
            ¡que nos lleva a otro mundo a despertar!
… … …
            Que el poeta, en su misión
            sobre la tierra que habita,
            es una planta maldita
            con frutos de bendición.
… … …
            Poeta, si en el no ser
            hay un recuerdo de ayer,
            una vida como aquí
            detrás de ese firmamento...
            conságrame un pensamiento
            como el que tengo de ti.

A finales de este año, Espronceda publica fragmentos de El Estudiante de Salamanca y funda con otros escritores, la revista El Liceo artístico y literario, dependiente del propio Liceo.

El estudiante de Salamanca (1839)
Parte Primera

            El ruido
            cesó,
            un hombre
            pasó
            embozado,
            y el sombrero
            recatado
            a los ojos
            se caló.
            Se desliza
            y atraviesa
            junto al muro
            de una iglesia
            y en la sombra
            se perdió.

Redacción de una nueva Constitución, con ciertas reformas sobre la de 1812, que deroga definitivamente el Estatuto Real. Propone la alternancia pacífica de partidos políticos en el poder y la monarquía parlamentaria.


1838-30
Espronceda imparte en el Liceo Artístico y Literario un curso de Literatura moderna y escribe, en colaboración con Eugenio Moreno una nueva obra teatral: Amor venga sus agravios. 

En septiembre muere Teresa Mancha, dando lugar a la expresión de un sincero y desgarrado dolor de Espronceda, en el Canto a Teresa que incluirá en su poema El diablo mundo, considerado una obra maestra de la poesía lírica española.

El Diablo Mundo. 
Canto I

            Sobre una mesa de pintado pino
            melancólica luz lanza un quinqué,
            y un cuarto ni lujoso ni mezquino
            a su reflejo pálido se ve.
            Suenan las doce en el reloj vecino
            y el libro cierra que anhelante lé
            un hombre ya caduco, y cuenta atento
            de cansado reloj el golpe lento.

(1841) Inacabado. 

Canto a Teresa

            ¿Por qué volvéis a la memoria mía,
            Tristes recuerdos del placer perdido,
            A aumentar la ansiedad y la agonía
            De este desierto corazón herido?
… … …
            ¡Ay! aquella mujer, tan sólo aquella,
            Tanto delirio a realizar alcanza,
            Y esa mujer tan cándida y tan bella
            Es mentida ilusión de la esperanza:
… … …
            Brilla ardiente el sol, la primavera
            Los campos pinta en la estación florida:
            Truéquese en risa mi dolor profundo. . .
            Que haya un cadáver más ¿qué importa al mundo?

Además de diversas crónicas teatrales, Espronceda publica El pastor Clasiquino –una sátira contra el neoclasicismo todavía vigente–; le sigue el cuento La pata de palo, algunos fragmentos de El Pelayo y la celebérrima Canción del pirata.

El Pelayo (1827 y 35)
IV

            Toledo, que de mágicos jardines
            cercada eleva su muralla altiva,
            no guardada de fuertes paladines,
            ornada sí de juventud festiva.
            Allí entregado a espléndidos festines,
            Rodrigo alegre y descuidado liba
            copas de néctar de fragancia pura,
            al deleite brindando y la hermosura.

Durante los meses de octubre y noviembre de 1838, Espronceda  participa en el movimiento progresista encabezado por Espartero, que le lleva a viajar por Andalucía.

Después de producirse el llamado Abrazo de Vergara en 1840, los republicanos que integraban el sector más progresista del liberalismo apoyaron la candidatura de Espartero como ministro. Espronceda se presentó con él, desde su puesto de primer teniente en la Milicia madrileña.

Espartero. Ayuntamiento de Sevilla
1839-31
Con el citado Pacto de Vergara; abrazo entre los generales Espartero –isabelino–, y Maroto –carlista–. termina la Primera Guerra Carlista. Se reconocen los fueros vascos y los militares carlistas se integrarán en el ejército real. A pesar de todo ello, la guerra continuó hasta el año siguiente en algunos frentes.

1840-32
El 29 de octubre muere la madre de Espronceda.

García de Villalta y Gil y Carrasco editan las Poesías de Espronceda, y se publican por entregas algunos cantos de El diablo mundo

En la revista El Pensamiento, entre cuyos editores también se encuentra Espronceda, con Ros de Olano y Miguel de los Santos Álvarez, aparecen varios artículos suyos, un cuento; el relato autobiográfico De Gibraltar a Lisboa, y nuevos fragmentos de El Diablo Mundo

El Iris publica los poemas El Ángel y el Poeta y A la traslación de las cenizas de Napoleón. 

Este año Espronceda termina la redacción de El estudiante de Salamanca.

Los Liberales obligan a María Cristina a retirarse al exilio y Espartero es nombrado presidente del gobierno, siendo asimismo nombrado por las Cortes, regente de Isabel II.

1841-33
Espronceda es designado, en noviembre, casi por sorpresa, secretario de la Legación de España en los Países Bajos, por lo que residirá en La Haya hasta marzo del año siguiente.

Se produce un golpe militar contra el Gobierno de Espartero y Diego de León es fusilado tras su fallido intento de secuestrar a Isabel II.

Diego de León. Museo del Ejército. Madrid

1842-34
En marzo, Espronceda es elegido Diputado por la provincia de Almería, incorporándose por fin a las Cortes

El día 15 de mayo se celebró un homenaje a Espartero al que acudió el poeta, siendo ésta su última aparición pública, ya que falleció una semana después.
• • •